domingo, 8 de abril de 2007

LA EDAD

Por Rufino Pérez

Desde distintos puntos de vista, se puede contemplar la edad con diferente color. Los chavales de 15 contemplan a los que están en los 50 como “viejos” y es normal. Lo que ya no es tan normal es que los mayores de 25 también contemplen a los de 50 como viejos.

El otro día, me cuenta un amigo que le ha tocado corregir exámenes de acceso a la Universidad para mayores de 25, que en el Comentario de Texto debían escribir sobre las reflexiones de una persona que había cumplido los 50. No sé exactamente el contenido del texto, pero el alumno decía algo así como que “a esa edad, se comprende que el viejo entre en problemas de conciencia porque le queda ya poco”. Poco ¿de qué? ¿De vida, de ilusiones, de amoríos, de verbenas? ¿Viejo desde la perspectiva de alguien supuestamente mayor ya de 25 años?

Mi amigo y yo coincidimos que el alumno en cuestión debía suspender el examen y esperar a tener 50 para entrar en la universidad, así que en Comentario de Texto, el susodicho habrá sacado una pésima nota.

No estoy actuando en defensa propia –no he llegado todavía a los 50- pero sí que es verdad que los números dicen poco acerca de lo que es la edad. No quiero hablar de cuál es la edad más bonita, la más plenamente vivida, la mejor… porque todas esas expresiones son tópicos que no cuadran para todos. La edad es únicamente consecuencia del paso del tiempo. Mentira también.

El paso del tiempo te aplica un número y te sitúa en una edad, pero es lo que diríamos la “geodinámica interna” la que verdaderamente te mueve, evidentemente con las limitaciones que te impone la edad. Y con las limitaciones del entorno, claro.

Es decir, a los 50 no hay que proponerse correr un maratón cada semana, pero sí que se puede participara en algún maratón. Y hasta ganarlo, o al menos llegar antes que muchos de 25. Tampoco hay que proponerse seducir a una chica de 25, pero no hay que negarse a dejarse seducir, si llega el caso. El cuerpo a los 50 ya no aguanta pasar un par de noches sin dormir, pero tampoco pasa nada si somos capaces de aguantarlas.

En fin, que si la gente te mira y piensa que estás siendo un poco anacrónico porque te ríes abiertamente y dices chorradas como los críos; si tu hija se avergüenza porque gritas y saltas como los quinceañeros en un concierto; si los comentaristas de textos piensan que a los 50 ya se es viejo; el problema es de ellos, no mío.

Queda mucho por hacer y ojalá se pueda hacer la mayor cantidad posible antes de llegar a los 50. Desde ahí hasta los 80 haremos el resto, y los años siguientes lo que quede.

Nota. Mi amigo me confirma que el examinado no pasó la prueba general de Acceso.

6 comentarios:

Marc Vintró dijo...

Mmmm, això de l'edat fa pensar. Avui, curiosament, em mirava el Gogo, el meu gat, i pensava: "Ja tens set anys, tiu. Sembla que fos ahir quan et donava lleteta amb un biberó. I en canvi ja han passat set anys. Ens hem fet grans, tiu jejeje. I mira que n'eres de mono quan eres petit, etc, etc." Així meditava jo avui, jeje. Bé, crec que la qüestió de l'edat no s'hauria de plantejar tan com un fer-se gran, o fer-se vell, sinó com una qüestió de maduració. Hi seguiré pensant, a veure si al llarg de la setmana se m'ocorre alguna cosa per treballar una mica el tema. Seguiré pensant en el meu gat, a veure si m'inspira...

ivansan69@latinmail.com dijo...

¿Quién dijo aquello de que la juventud se cura con la edad? Este examinante confunde las ganas de vivir con las aptitudes para seguir jugando con la misma "agilidad mental" a la Play-Station, me temo. No te preocupes, Rufino. Tú a prosperar, que es lo nuestro, y el pelandangas ése a seguir viendo cadáveres vivientes en chavales de 50 años, que los hay. En fin, ya dejará el zagal de pensar estas escatologías cuando deje de comerse los mocos sin pelar...

Carla dijo...

La Michele Pfeiffer era més guapa als 40 que als 20, i la seva carrera era en la maduresa molt més lliure i interessant per ella; Un dels meus millors companys té 60 anys, i la maduresa li ha donat una erudició espectacular, una afabilitat que no pots tenir als 20, i una capacitat d'entendre l'entorn on l'experiència és el factor principal: espero arribar a la seixantena com ell. Una amiga que tinc al Pirineu (la típica pirinenca eixerida) té una vitalitat i una jovialitat als vuitanta que tots aquí, mig depressius, ja desitjaríem, sense tenir en compte que té una pell finíssima gràcies al seu amor a la vida... Jo mateixa, amb 29 anys i tenint al costat la pressió psicològica i social de traspassar la trentena, no canviaria ni de conya l'estat en què estic ara per deu anys menys... Amb el que m'ha costat sentir-me així! ni de conya.
Dictadura de la joventut i de l'adolescència: si tens canes, tenyex-te-les, si tens arrugues, dissimu-la-les com puguis, matxaca abusivament de cossos "perfectes" i joves, orienta quasi tota la producció audiovisual a menystenir la vellesa i fer apologia de la joventut... A algú li estranya la crisi dels 30, la crisi de la menopausa, i la crisi de la 'mitjana edat'??
Per sort la filosofia que m'interessa és aquella del desenvolupament personal; grecs, orientals (sobretot antics), indis americans, celtes, huns, gods, vikings... Sempre, la vellesa, no només ha estat acceptada, sino que ha estat venerada, com a experiència, com a saviesa i com a direcció de fons de tota la comunitat. Quan l'estructura social es transforma i es converteix en el què es ara, la vellesa es desprestigia, fer lletres és de tontos, i la sensibilitat és una 'bellaquería' que només entorpeix el 'lliure' desenvolupament econòmic... sí senyor, acceptar l'edat que es va tenint enorgullint-se de l'experiència que vas adquirint és realment un acte contracultural.

Carla dijo...

hòstia! jejeje
de fet, el que he escrit abans podia ser ja la meva entrada del dijous, jejeje

Marc Vintró dijo...

De fet, i seguint la línia de reflexió oberta per la Carla (joder, què pedant sona això, jejeje), jo afegiria: i és de fet la obsessió amb la juventut que bloqueja la capacitat de generar experiència, i, en conseqüència, asseca el pou del que hauria de brollar l'atractiu de la gent gran. O sigui, que és un peix que es mossega la cua: com més un s'aferra a la juventut i els seus valors, menys bell és quan, inevitablement, es fa vell.

R.P.M. dijo...

Joder, qué bueno es esto de tener amigos. Un abrazo