miércoles, 29 de octubre de 2008

Hemisferios

Por José G. Obrero

No se acostumbraba a que hiciese frío en diciembre o a que cayesen las hojas en noviembre. Los milicos no le habían respetado ni siquiera el paisaje y las estaciones.

4 comentarios:

carlesrull dijo...

Grande, José, qué gran historia contenida en tan pocas palabras. Que no nos quiten nuestro otoño.

José G Obrero dijo...

Y gran idea también. Está claro que en los microrrelatos el nombre es lo único que despista.

Gracias Carles.

R.P.M. dijo...

Larga vida a las estaciones. Más primavera y menos invierno. El otoño también.

José G Obrero dijo...

Primavera en el norte y otoño en el sur. Aunque, bien mirado, otoño en el norte y primavera en el sur tampoco está mal. Un abrazo Rufino.