miércoles, 17 de junio de 2009

¿Un día sin emoción es un día perdido?


A primera hora de la mañana me disponía a volcar mi comentario sobre el nuevo libro de Rafael Fernandez "El puntito sobre la i: ¿Costumbre o coquetería?" que además cuenta con unas estupendas ilustraciones de Gloria Cementerio, cuando desde la radio me ha asaltado una publicidad de Port Aventura que terminaba con la sentencia: "Un día sin emoción es un día perdido". Me he quedado pensativo, pesasoroso quizás. ¿Y yo cuantos días llevo perdidos?. ¿Y porqué he dejado de fumar?. ¿Y para tener una vida emocionante, a donde hay que llamar?

Muchas preguntas y el chocolate espeso.

Queda pendiente el comentario del libro, pero os adelanto una de las ilustraciones.

16 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Welcome to the club of boringness and oblivion! This is life, man!

Me gusta el título: costumbre o coquetería? Muchas costumbres han dejado de ser coquetas por puro hábito, aunque en su génesis tenían ese puntito de pretendida seducción. Por ejemplo, un dos tres responda otra vez: la prenda de los sujetadores femeninos, + toda la ropa interior. Quién lo diría hoy en día, eh? Quién da más? tic-tac, tic-tac, tic-tac, venga que el tiempo vuela...

;)

José G Obrero dijo...

Vaya, hombre, Ester tengo que intervenir para mostrar mi desacuerdo más rotundo. ¿De qué vive sino Woman Secret? Es más se ha extendido a los gayumbos (me encanta esta palabra) y ahora somos coquetos con esto, abandonando los slips y calzoncillos sobaqueros y destartalados.
Todo me parece coqueto. Dime algo que creas que ha perdido coquetería e intentaré volver a rebatírtelo.
Por cierto Rubens, tiene injundia tu textito. Eso se llama conceptismo. Nos han vendido la moto hedonista de que tienes que vivir con intensidad cada segundo y claro "intensidad", "emoción", son conceptos que se dan puntualmente en el tiempo, muy puntualmente. El resto consigue en que tu tiempo no sea una basura (que es distinto. Mantener un epicúreo bienestar. Que por cierto, te la da por ejemplo, dejar de fumar y saber que estás jodiendo a los que te quieren cobrar 35€ por paquete.

Un abrazo a los dos.

José G Obrero dijo...

Perdón 35 céntimos de euro más por paquete, precio cuasi británico, of course.

Ester Astudillo dijo...

José, vamos a mantener una dialéctica conceptual así, a través del blog? Buf, qué difícil!

Women's Secret vive del consumismo, no de la coquetería. Qué te pone más, una mujer con Wonderbra o una mujer sin sostén? Compramos tangas, gayumbos o lo que quieras precisamente porque nos han vendido la moto, el conceptismo que tú llamas, la imperiosa necesidad de llenar la vida de intensidad. Yo creo que, en general, hemos perdido la capacidad de ser coquetos. Es un don tergiversado: ahora necesitamos 'apéndices' para ser coquetos (llámese ropa interior, anfetas, coca, tabaco, blablabla), no tenemos suficiente con nuestro cuerpo, sobre el que hemos incluso perdido la habilidad de sentirlo, con lo sensual que puede llegar a ser sin accesorios!

Un epicúreo bienestar... Bueno, bendito sea quien lo consiga, ni que sea a base de accesorios.

Y si todo te parece coqueto, tío, es que en realidad... eres un salido, jaja! Pero no te preocupes, en todo caso, siempre es preferible esa condición a la de la frigidez.

Venga, José, que tenemos que animar esto, que está más muermo que pa'qué. Espero que me rebatas.

Abrazo a ambos;)

José G Obrero dijo...

Jajaja, sólo lo admitiré en presencia de mi abogado (lo de salido). Bueno, me voy a "salir" del terreno filosófico (que es una selva para mi) y voy a ir al antropológico (que es meterme en un jardín). Todas las culturas, todas sin excepción recurren a accesorios para ensalzar la belleza. Bien es cierto que el concepto de belleza de cada cultura es distinto y a mi una tía con decenas de anillos al cuello no me inspira, pero la cuestión es que el adorno es importante. Hay un pasaje precioso en la Montaña Mágica (ahora es cuando me las doy de pedante) en que el protagonista para mostrar a una chica hasta que punto está enamorada de ella enumera sus órganos, vasos sanguíneos, (oh encantadora belleza orgánica que no se compone de pintura al óleo ni de piedra sino de materia viva y corruptible, llena de secreto febril de la vida y de la podredumbre)estaba en un sanatorio, por cierto. Pero el fetichismo está ahí, entre nosotros como los marcianos y es tan real como el propio cuerpo desnudo (ma-ra-vi-llo-so, por cierto) y no tiene que ver con el consumismo sino con el erotismo y con el juego. Último argumento: al tío más consumista del mundo le puede encantar la mujer barbuda del circo. Al hippie del perro una tía con tacones Gucci. Erostismo. Y tú Rubens, ¿por qué te callas? (parafraseando al Borbón). Mójate, hombre que hace un calor aquí que te mueres.

Un abrazo.

Ester Astudillo dijo...

Bueno, José, lo de salido era un piropo, hombre, no hace falta que recurras a tu abogado!

Y lo de la mujer barbuda, lo dices por mí -bueno, no tengo barba,eh? quiero decir por mi último post?; si es que sí, agradezco que lo leyeras y lo entendieras, ja!

Hablando de deseo, y para no ser menos que tú (pedante, quiero decir, aunque de Mann poca cosa), estoy leyendo El amor es una droga dura de Peri Rossi, y también es interesante el acercamiento que hace al deseo y a la mirada del sujeto que desea, y a cómo se compagina eso con el 'amar' y el 'querer', que nada tienen que ver con la versión más al uso de tales verbos, y sí en cambio con el erotismo, el fetichismo, la delectación por el cuerpo 'amado', etc.

Pero tío, tú crees que eso está al orden del día, en serio? Si es que sí (que sí que lo crees; no te concedo ni siquiera la posibilidad de que tengas rázón, jeje!), tú y yo nos movemos en círculos sociales muuuuuy diferentes (salvando la brecha generacional y la distancia geográfica).

Objeciones conceptuales a tus réplicas:

a)al tío + consumista del mundo le gusta la mujer barbuda del circo??? Primero, pobrecito! Segundo: te has planteado la plausibilidad de que eso sea posible? Lo sería si el deseo no estuviese castrado por las superestructuras psicológicas del yo (me estoy poniendo lacaniana), vamos, que muy a menudo a uno sólo le entra por el ojo (y resto de sentidos) aquello que reconoce como válido o, cuanto menos, existente; dudo mucho que, para empezar, el tío + consumista del mundo entrara en contacto 'real' con la mujer barbuda del circo; tú crees que podrían compartir escenario 'social'? Crees que un consumista 'sabe' que hay mujeres barbudas? Sé que tengo un enfoque un poco menos antropológico y + filosófico, pero sigue al hilo.

b) a un hippie le molan las pijas que visten Gucci? Primero, vid supra. Segundo: hay hippies todavía? Tercero: su terapeuta le diría que debe revisar su filosofía existencial, que o bien no es un verdadero hippie (oh, el esencialismo!), o bien es víctima de una contradicción entre su superyo y el ello, ergo debe encauzar su deseo hacia hacia objetos más acordes con su yo.

Estoy haciendo coña, parcialmente, porque soy muy estructuralista y muy sistemista.

Esto se pone calentito! Alguien + quiere entrar en la disputa?

Y eso, Rubens, por qué te callas? Aquí to'l mundo tira la piedra y esconde la mano, joer! Parece que estemos siguiendo a pies juntillas las enseñanzas bíblicas!!!

Quién da más? A la una, a las dos y a las...

Abrazos;)

José G Obrero dijo...

Ester, definitivamente tú y yo somos los animadores del cotarro porque aquí (y no señalo a nadie) hay mucho sieso/a (también es que estamos a piñón delante del ordenador, ¿eh?)

Madre mía, yo que creí haber escapado de la selva de la filofosía aterrizo en conceptos filosófico-psicológicos y ademas Freudianos!! Lacanianos!! Voy a recurrir a la sabiduría popular y la voy a mezclar con el psicoanalísis y con postulados Gestalticos y el cocktail que va a salir no se lo va a beber ni Dios.
Sabiduría popular: somos un mar de contradicciones, la frase "los caminos del Señor son inexcrutables" son una alteración de la frase pagana "los caminos del sexo son inexcrutables" pues ¿qué hacía sino cierto director de un importante periódico gustándose de ser azotado por tremenda negra vestida de latex? ¿No era más lógico que él, jefe de jefes, líder nacional, poderoso entre los poderosos fuese el que quisiera azotar a una blanca y rica muchacha? (esto va por lo de los hippies y los consumistas). ¿Cuántos grandes hacendados, ricos prohombres, reyes y reinas no gustaban de coyundar con el mundo al que no pertenecían? Ahí entra Freud: tú lo has dicho, la lucha entre el superyo, el yo y el ello. El ello te dice "ese cuerpo me pone como un burro en primavera" el superyo: "no, no es de tu mundo" y el yo se muere de deseo. Gestalt, constelaciones. Recuerdo la frase de un fotógrafo cuando era pequeño en el un, dos, tres, que decía (y aplíquese también al sexo opuesto) "no hay mujer fea si no mal fotografiada". Me encantó. Y todavía me encanta. Sé que este pensamiento es más masculino que femenino, ya que entre vosotras es más difícil que seais capaces de separar el cuerpo del alma del objeto de deseo, o dicho de otro modo: que si un tío bueno es más tonto que abundío lo deshechais cual Gillete, pero ese es el superyo diciéndote: no, no es de tu mundo. En cambio, debemos tender a la desintelectualización del sexo, o del erotismo y admitir, libres como perros, o como caballos, o ponies que nos puede atraer la mujer barbuda vestida de Gucci.
Estoy perdiendo el hilo y no sé si lo voy a encontrar.
En resumen, ¡¡Rubens, por última vez, ayuda!!
Ester, no sé si te he convencido (jajaja).

José G Obrero dijo...

Ah, ya he encontrado el hilo: y sobre todo...amarla (a la mujer barbuda vestida de Gucci).

Ester Astudillo dijo...

Jaja, qué me vas a convencer! Ni por esas. Y aun si así fuera, no te lo admitiría! Lo que sea por llevar la contra, soy una contrariada nata!

El ordenador, sí; debe ser que no tenemos un cuerpo frondoso y deleitante esperándonos a que lo devoremos, barba o no, je!

Lo del pobre P. J. Ramírez, krd, se llama, en lenguaje clínico, pervesión -a mí no me mires, eh? Yo no soy psicóloga ni creo en esas cosas o esa terminología. Pero ahora hago de abogada de Belcebú.

Ahora mira a tu alrededor, a tus querid@s compadres funcionari@s del INEM donde trabajas, o equivalente si está descentralizado, intenta inmiscuirte en sus vidas privadas, fotografíal@s (tan fotogénicamente como quieras o puedas o sepas) e imagínatel@s en su intimidad. A mí es un ejercicio que me pierde, lo reconozco, debe ser que también soy salida.

Y ahora concluye, tan sinceramente como sea buenamente posible: l@s más mediocres, l@s más anodinos, que son l@s más, l@s puedes visualizar en plan sado, o maso, o sadomaso, o sencillamente, cómo te diría, suelt@s en ese terreno? Porque a mí no me sale, ese ejercicio de visualización, por más que lo intento; me entra la risa; a lo mejor es que aquí en Catalunya, como estamos más al norte, estamos un pelo más inhibidos y nos contenemos +.

Más cosas: las constelaciones, son Gestalt o son PNL? A mí me suenan más como a esto último.

Más: cuanto más poderos@s, más pervers@s. Tienen más capacidad de seducción (aprox. más parné), y tal vez más imaginación, todo habrá que reconocerlo. La cultura hace milagros, ya lo decían los griegos!

Sí, desde luego, abogo, como ejercicio necesario al menos una vez en la vida, por la desintelectualización del erotismo. Ahora bien, una cosa es el mundo de lo posible (teoría), y otra muy diferente el mundo de lo factible y/o real (el mundo social). Oye, alomejor me encantaría si me lo hiciera con un caballo, pero la cuestión es: siendo como soy, un producto de la medianía, me voy a atrever a hacérmelo con un caballo?

Tal vez si tuviera parné podría permitirme otros delicatessen no del tipo zoofílico.

Y sí, amarlo. Al puto caballo. O a la pobre barbuda, si todavía existieran o existiesen -gracias a dios por las Gillete y las depilaciones fotoeléctricas!

Ala, espero tu contracontracontraréplica, o la de quien se precie.

;)

José G Obrero dijo...

Ester, has sido tan brillante (y desternillante) que me rindo, almenos por esta noche. Catalunya y Andalucía en eso se parecen demasiado. Una cosa que aprendí aquí es que con tanto arte y tanto salero, son más cerraditos que en Barcelona como de aquí a Lima (y eso en la erótica se nota). Y en otra cosa te doy la razón: sólamente pronunciando la palabra "desintelectualización" estás intelectualizando el sexo (el caballo o el perro no saben pronunciarla). En resumen, que jodido todo, qué difícil todo pero qué bonita la imaginación que nos permite por lo menos "hacernos pajas" mentales.

Prepárate mañana que estaré más despierto para mi contracontracontrarréplica.

Bona nit.

Ester Astudillo dijo...

Olé por las pajas, mentales o no. A veces es el único recurso que queda!!!

Que sí, vamos, que jodido todo, la intelectualización y la desintelectualización. Una vez perdida la inocencia, ya no se puede recuperar. Es la maledicción edénica.

Precisamente cuanto más humano y + intelectual, más jodida está la cosa, aunque tengas + imaginación. O sea que eso, a las pajas, si noy hay caballo o barbuda a tiro.

Y como ya es mañana, ya tienes licencia para contraatacar. Aunque tarde o temprano vamos a tener que clausurar este toma y daca. Seguro que el tema vuelve a salir. Es de los eternos interrogantes.

Abrazo;)

Mercè Mestre dijo...

Tieeeeeemmmmmmmpooooooooo!!!!!!!

Ester i José, acabo de sortir de la consulta psiquiàtrica del Monstre de les Galetes i he decidit que quedeu nomenats des de ja els reis mags del comentari. Ni Salomó ni el Rei de la Gamba ni tota la brigada de paletes de Babel en la millor de les seves insolacions serien capaços de construir torres argumentals com les vostres.

Cagumnena/nen, estressada i tot, proposo que es publiqui ja un recull paral·lel de comentaris i contracomentaris comentats per vosaltres i glossats per la dona barbuda, el Primo de Zumosol i el Genio del Algodón no Engaña.

(Que caló!)

Muacs i a volar!...

;)

Ester Astudillo dijo...

Vinga, Mercè, que et trobava a faltar. Per què no hi dius la teva?
Compte enrere, nena, que queden 5 dies per la festa del solstici! Però ara no sé si estaré disponible, ves per on! amb un cop d'escombra em planto a Islàndia. No cal ni que traguem bitllets. Total, ja no en trobaríem... O els has comprat tu?
Parlem;)

Oscar Sotillos dijo...

lo que no puede ser es que me conecte una vez por semana y me encuentro tropecientos post con megatropecientos comentarios con semejante enjundia y chicha. voto por la antologia propuesta por merce, puede ir muy bien en la coleccion de las memorias de los hemanos Marx, por ejemplo.

Ester Astudillo dijo...

Jaja, Òscar, eso es lo que tienen las vacas y la campiña, noi, que todo no se puede tener. Pero tú qué quieres, esplendor en la hierba o metrópolis urbana metrosexual? Decídete, hombre, que son mutuamente incompatibles, como casi todo en la vida (snif snif).

Abrazo, guapo;)

PS. Mañana toca erótico, eh? Lo tienes bien presente??? Claro, que para cuando te vuelvas a conectar, wifi mediante,la semana erótica ya se habrá eclipsado, ooooohhh, qué desilusión! Ja, ja, ja!

José G Obrero dijo...

Eso Óscar, no me vayas a dejar tirado que he preparado uno para el miércoles que todavía tengo dudas de si publicar o no de lo bestiajo que me ha salido. No vayas a escribir de las florecillas del campo, ¿eh?

Un abrazo.