jueves, 29 de octubre de 2009

Rocamadour


Por Raquel Casas


No encontraron a Julio muerto en la nieve como a Robert Walser porque no murió en inverno. Se encerró en su casa de París, en la misma que ahora termino esta novela sobre algunos escritores ejemplares.
Julio fumaba mucho mientras escribía, yo no, yo pienso en Rocamadour y lo imagino correteando por los pasillos. Prefiero beber café cuando me siento ante el ordenador.
Julio necesitaba silencio para escribir y por eso se marchaba al café Le Nuit a buscar inspiración. A buscar cronopios y famas.
Yo también me escondo en los cafés de París, aunque aquí casi nadie me reconoce -en Barcelona sí-, pero esta tarde tengo una entrevista con una periodista, no puedo deambular todo el día. Quiere saber todos los detalles de mi última novela traducida al francés. Extrañamente, mis novelas tienen mucho éxito aquí. Aún no sé por qué.
Ayer dejé la habitación de hotel donde me refugié durante una semana, antes de que me alquilaran este apartamento. No salí ningún día, me dediqué a leer y a escribir sin parar. Y de vez en cuando observaba y analizaba a la gente que pasaba ante mi ventana. Algunos eran unos tipos muy curiosos y decidí incorporarlos a la galería de personajes de la novela que preparo.
Pero lo que en realidad esperaba de este viaje no era escribir, ni tan siquiera leer y descansar, sino hurgar entre los muebles de Julio, entre los pocos que quedan aquí.
Julio no se suicidó. Pero esta mañana he descubierto que mató a alguien. Debajo de una pequeña mesa de escritorio escribió con algún objeto punzante “Rocamadour debe morir”.
**

15 comentarios:

José G Obrero dijo...

Raquel, que tú eres la Maga, lo intuía cuando tomábamos mate y escuchamos en casa del chino, junto a Gregorovius (que siempre estuvo secretamente enamorado de ti) los viejos discos de Jelly Roy Morton. Cortázar, Rayuela, la literatura en vena, mejor que cualquier droga esnifada, fumada o bebida.

Un abrazo.

Ester Astudillo dijo...

ostia, yo diría que no puede ser Cortázar, que no era especialmente conocido en BCN, y ya está criando maaaaalvas, y por tanto no le pueden hacer ninguna entrevista.

No sé, ni idea. Voy a investigar en Go-Oracle. Pero me inclino por no-Cortázar. (???)

Ester Astudillo dijo...

Bueno, pues sí; hace taaaantos años que leí Rayuela que no me acordaba que efectivamente Rocamadour era uno de los personajes. Bueno, la Maga, que incidentalmente se llama Lucía, como la protagonista de tu post de ayer, José. Pero esto ké eh? También una cadena de no-casualidades? De causalidades? U kèh?

;-)

Raquel Casas dijo...

jeje, no es Cortázar... era la excusa, era el tema o ptrotagonista.
La pista es que es un escritor de Barcelona, sí, vivo, muy leído y premiado, aquí y allí...

Ester Astudillo dijo...

Ja em semblava a mi que el susodicho havia de ser qui parla en primera persona... I a més deu novel·lar vides d'altres escriptors. Vinga, al Go-Oracle. Joséééée´, venga, va, a ver quién llega antes!!!

Ester Astudillo dijo...

Juan José Millás, en Laura y Julio???

Raquel Casas dijo...

No, no... És escriptor català que escriu en castellà.

Està traduït i premiat al francès.

I li encanta escriure sobre d'altres escriptors; també escriu sobre temes més originals i divertits, molt divertits...

Ester Astudillo dijo...

Eduardo Mendoza???

Carso dijo...

con tus poemas que salvan el alma de Bartlebys y compañía, me inclino por pensar que es Enrique Manostijeras Vila-Matas, el tejedor de historias.

Raquel Casas dijo...

Síiiii!!!

Muy bieeen! Era Vila-Matas!!

Gran novelista y mejor cuentista.

Ester Astudillo dijo...

Mira que està per tot arreu i no li he llegit res! Com es nota la 'fractura generacional', jaja!

bueno, me l'apunto a la llista infinita... d'autors no llegits, potencialment potables!

Carles dijo...

Graaande. Vila-Matas es probablemente el mejor escritos vivo en lengua castellana, así que, Ester, te animo, incito y excito a leeeeeeerlo prioritariariariamente. Raquel: genial. La sola mención a Walser me ha hecho pensar en Vila-Matas, sólo te han faltado por ahí unos cuantos shandys reconstruyendo odradeks de buhardillas y jazz. Vila-Matas fue uno de los pocos descubrimientos que debo agradecer a la facultad.

Raquel Casas dijo...

Sí, jajaja, es que no ho volia posar tan fàcil, si hagués dit Bartleby hagués estat massa evident. Tampoc no he volgut donar la pista del nom al revés... Volia fer-vos patir una miqueta més ;).

Tens raó, és absolutament genial, Ester, l'has de llegir. Et recomano qualsevol dels contes i com a novel·la em va encantar Doctor Passavento. La recomano només a viciosos de la lite, com jo.

José G Obrero dijo...

Ester, ni google oracle, ni ná y mira que de este hombre he leído bastantes cosillas y me encanta pero...¡había tantas referencias a Cortázar que me he dejado llevar por el impulso! Ah, la realidad de cada uno, ¡qué gran mentira!

Abrazos a todos.

Ester Astudillo dijo...

Bueno, ok, me l'apunto a l'altra llista d'autors no llegits... i imprescindibles. He de dir que jo a la facu... res de res, clar, però tampoc de Cortázar. Realment, res de quasi res que valgui la pena.

José, la realidad, así desnuda y sin especificativos, qué gran mentira!

Besazos a toth@m