sábado, 6 de marzo de 2010


POÉTICA DEL AMOR
Por Antonia Martos


“Para pensar en ti Cierro los ojos Está limpia la tarde, y apenas si se mueve Canturrea…”
Anotación para una futura poética del amor
Eduardo Chivite Tortosa


La niebla
es mi respiración,
mi garganta
mi estómago,
el dolor de entrañas
que produce este golpe
fuerte, profundo,
de mi hacha.

La sangre a borbotones
sobre el agua muerta
son tus recuerdos,
también mis gritos,
insaciables,
que buscan el rumbo
sin alejarse, sin miedo,
como la gente de mar.

Pero aún puedo cerrar los ojos
en la noche rasgada;
buscar tu boca
desnuda,
respirarte
de nuevo,
apartar el fuego
que nos separa.

.

4 comentarios:

paula dijo...

Me gusta tu hachazo de poetisa y el buen boca boca de lunas,con los ojos cerrados,para dar de nuevo vida.
Si, la poética del amor que canturrea con la voz de los adentros....mientra cocina momentos je,je.
un besazo de finde.MuacK!!!!

Carso dijo...

Antonia, tienes un puñal en la mano cuando escribes. Un hacha, mejor dicho, que siega los ojos y la garganta con el placer frío de la nieve.

Mercè Mestre dijo...

Diuen que som el que mengem. Suposo que també es pot dir que som el que respirem. Avui, respirant neu, he pensat en el teu poema ("La niebla es mi respiración"). Segurament també som el que recordem.

Una abraçada, Antònia

Antonia Martos dijo...

Segurament Mercè que també som el que recordem, o són els records els que ens donen vida, com diu la Paula. No sé, no sé... potser és una altra cosa. Uiff!!! que filosòfica...

Oscar, ayer si que viví el placer frío de la nieve. Vivimos (algunos, los más afortunados, los que no acabamos durmiendo en un pavellón o atrapados en el coche). Aunque la postal de ayer tiene sus consecuencias hoy. Hoy si que mis manos eran un puñal quitando la nieve del coche.

Una abrazo a los tres,
Antonia