miércoles, 22 de diciembre de 2010

Taxidermia

Para J. J. Pongui,
con mucho amor.

Por Zápiro


Habríamos llegado a todos los instantes del mundo, a todos los rincones, los viajes y el éxtasis, tambien a todos sus recuerdos y a la pátina amarilla que cegara un momento el furor, habríamos llegado y habríamos creado un juego de ella, una parodia sutil como las que te gustan, sobre gente vulgar como a la que odias, una caricatura mordaz de aquel mundo que te obsesionaba odiar, aquella gente de la que dices nunca aprenderán a sufrir y lo dices con voz tan astillada que me asusta porque sé lo que viene luego, todo ese esteticismo que decora al desprecio, la carne estremecida de tus sentencias, el tan deseado cinismo en el que caes y caemos, solos y atemporales, hasta un altar nuestro y ajeno, tú y yo, como las gotas de sangre, habríamos navegado por los islotes de mármol, detrás de los que tienes escondida a la muerte, y en su paisaje te admiras, o me admiras, quién sabe, o tu propio amor a través de mí lees, como si amarte a ti misma fuera iniquidad me conservas a una distancia apropiada, en el entorno el paisaje, los libros y las grietas, los océanos y yo, quizá como la escultura escogida, o incluso gobernando la estampa, como el tirano impotente al que amabas odiar, me retienes, me escondes en tus pupilas donde tanta ingravidez me hace dudar, y la niña que eras, de repente, persiste, como un retrato envejecido me hace dudar si el barniz de tus sienes, si la pátina que bornea tu cara, si tus ojos desiertos como cristales no habrán confundido la trayectoria, quién sabe, acaso apagando el modelado que busqué en ti, tras aquella noche de forcejeos en que te creí débil por última y por primera vez, entre arañazos y magulladuras que todavía conservo chillabas no entiendes nada y se te rompía la voz mientras sabías que era la única manera de llegar a la cúspide, en la azotea el altar, le hicimos sangrar al tiempo su sustancia y te convertí en una esteta, como decías que eras, y a pesar de tu resistencia hoy eres carne veraz y dibujas mis días con tu belleza, aunque a veces te mire y todavía la imagen me haga dudar si valió la pena, y si no habríamos llegado a algo más que a esa cabeza, mal rebanada, quizá ni siquiera prescriptita.

8 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Buf, me falta el aliento, así de rápido y de una tirada. Mmm, el escultor y la estatua, el conservacionista y el coleccionista macabro, quien ama y quien es amad@, todo un juego de espejismos.

Merry jingle bells;)

ps. Se anuncia el fin del universo con tanto tembleque semanal? O es efecto crisis (ojalá fuera post-crisis)?

Zápiro dijo...

supongo que todo eso, y tb un poco menos ;-)

el tembleque creo q es cosa de los renos navideños... o igual a alguno le ha tocado la loto y se ha marchao sin repartir!

Ester Astudillo dijo...

En tal caso, menudo cabrón, no? Al menos se dice, digo yo, en un código antiguo y trasnochao que no vale la pena explicitar.

Malas lenguas dicen que la gorda ha caído por estos lares. Mmmmm, vaya confabulación bizarra me está emergiendo en la mente...

Los renos llaman a mi puerta. Y no sé qué coño decirles... Tú sabes algo?

Zápiro dijo...

No son los renos, es Maria de la Pau Janer, con su marido, que es que han adoptado un montón de niños de san ildefonso y ahora no saben qué hacer con ellos.

Diles que ahora bajo.

Ester Astudillo dijo...

Me temo que he llegado tarde: me han reventado la puerta. Pero yo insisto: tenían hociquito húmedo y cornamenta en la cabeza. Aunque tal vez la Maria de la Pau Janer, a decir verdad, también tenga de eso. Desde que se casó con el Corbella... todo se pega. Y si encima les da por los niños... y de sal ildefonso... me quedo sin palabras.

Para navidad encargo una puerta nueva. A poder ser, blindada.

A veces... oigo voces. Dr. es grave? Son los de la lotto?

Zápiro dijo...

son los de la sotto (voce).

en vez de una puerta, cómprate un disco de Los Puertas. Ya verás como no hay reno que sobreviva.

Ester Astudillo dijo...

Pero la Mari Pau seguro que sí sobrevive, con o sin cuernos. Esta sí está blindáááá. Más que mi futurible (puerta).

Pero mira cómo beben los peces en el río... Dr. es grave? Continúo oyendo voces. Seguro que son sotto (voce)?

R.P.M. dijo...

Si las voces que oyes, Ester, son siete, no te preocupes. Hay más gente que las oye -aunque reconozco que sólo de vez en cuando-. después de que casi me quedo sin aliento con tu post, zápiro, me ha costado recobrarme con el intercambio de comments. Pero bueno, ahora ya respiro. Aunque me queda por saber el verdadero significado de "prescriptita". Muy bueno el post.