jueves, 24 de febrero de 2011

Miércoles 23 de Febrero


Por Raquel Casas


No me gusta ir a comprar a la gasolinera porque queda bastante alejada del centro, pero como me quedé sin tabaco y sin whisky y era tarde no me quedaba otra. Me puse la chaqueta del chándal para no pasar frío por el camino y ni me quité las zapatillas, pues ni se veía el agujerito por el que apuntaba la uña del dedo gordo.
La gasolinera estaba poco concurrida, sólo había algunos insomnes en busca de entretenimiento y algún ama de casa seguramente con la nevera vacía. Me paseé por los pasillos en busca de algo más que llevarme a casa. De repente se oyó una voz diciendo “¡Quieto todo el mundo!”. Miramos al presunto ladrón que llevaba una pistola y un pasamontañas, pfffffffff. No me asusté, más bien me parecía una situación surrealista, como de película, o algo así. La verdad es que me sonaba la frase, aunque nunca me habían atracado. “¡Todo el mundo al suelo!”, volvió a decir. Y nos tiramos al suelo. Se oyó un disparo y algún gritito de temor. Yo aproveché para mirarme las uñas, que necesitaban un corte, y las mechas, que necesitaban un repasito. Durante unos minutos oímos pasos, carreras, golpes, gritos, algún sollozo y respiraciones agitadas. El atracador habló de nuevo: “¡Se sienten, coño!”, alguien debía estar intentado escapar de allí, qué lata, ¿es que no saben estarse quietecitos un rato y esperar a que todo acabe? Siempre aparece alguno que quiere hacerse el héroe…; más tiros, ya me estaba aburriendo, así que decidí hacer la lista de la compra mentalmente. Después ya no se oyó nada, pero como tenía pereza de levantarme para mirar qué había pasado finalmente, decidí esperarme en el suelo y continuar pensando en mis cosas. Era miércoles 23 de febrero.
*

4 comentarios:

Carso dijo...

eso es un remake. me imagino perfectamente a un personaje de isabel coixet.

Sergi(o) dijo...

¿Has dicho que llevaba pasamontañas o tricornio?

Raquel Casas dijo...

jaaaaaaaaaa!!

Pasamontañas que el tricornio ya no es fashion ;)

Mercè Mestre dijo...

Ja et pots llevar del terra (deus tenir les ungles llarguíssimes), que el del passamuntanyes ja deu estar prenent el sol a les Bahames.