martes, 27 de mayo de 2008

Corregir

Por Carlos Rull

INTRODUCCIÓN: en honor a las esforzadas correciones que sufrimos los profes a final de curso, interrumpo la serie de relatos sobre "La ciudad sin aves" para homenajear a los voluntariosos currantes de la educación. De paso, dedico el relato - que incluye casos auténticos y documentados - a los cráneos impolutos que, desde el Departament d'Ensenyament, han decidido que para mejorar el nivel de lengua del alumnado de Bachillerato lo mejor es reducir las horas semanales de esa asignatura.


Ha cargado el peso de cientos de exámenes hasta casa. Lleva toda la tarde del viernes corrigiendo y tiene la incómoda certeza de que le quedan por delante dos duros días de trabajo intensivo. Se consuela pensando que, con suerte, el domingo a última hora podrá sumar las notas, sacar las medias, y establecer el resultado definitivo del trimestre y, por ende, del curso. Se consuela más aún pensando en las merecidas vacaciones que cada vez están más al alcance de su mano.

El consuelo dura poco, pues sus ojos se detienen horrorizados ante un “t’as l’esioano” escrito impunemente por un alumno de cuarto de ESO. Entre la justificada indignación, la sonrisa cruel y la piadosa compasión, tacha el engendro y escribe algo así como “En castellano, por no haber, no hay ni apóstrofe, pero sí haches y des. Tú vales, chaval”. Algo más tarde, pierde diez minutos tratando de descifrar qué diablos quiere decir que una película es “classica pero simática a la hora de distrección”. Después, no tarda en caer otra vez en esa frustrante indignación cuando, entre las respuestas de algún cerebro inmaculado, ve que éste ha escrito sin piedad y con alevosía que de Lorca sólo sabe que “era un gitano guei que escribia en nueba york”. No encuentra ningún comentario ingenioso con el que adornar tan brillante análisis literario, así que se limita a tachar y decide reponer fuerzas antes de emprender el asalto del siguiente montón de exámenes.

Caen con rapidez un par de cigarros, una bolsa de patatas fritas y una lata de cerveza. Descansadas mente y vista, regresa a su museo de los horrores particular, pasa al siguiente montón, este de tercero, y no tarda ni dos minutos en revolverse horrorizado en la silla al leer que “los ex-critores del barroco eran gente oscura”. “Indefinitiva”, como ha leído en otro tesoro de la lengua castellana de un chaval de cuarto, “no sigo”, se dice a sí mismo. “¿Sabes qué? Que todos aprobados y a tomar vientos. Al carajo”.

No lo piensa más. Se viste deprisa, coge la chaqueta, el tabaco, el móvil, las llaves y sale disparado en busca de vinos y amigos que le hagan olvidar su trabajo. Piensa pasarse el fin de semana entre humo, tapas y alcohol. Y todos aprobados. Qué demonios. Total, si el sistema educativo se va al carajo, que se vaya él solo. Además, si son buena gente; vagos, ignorantes, pero buena gente, que pasen y se busquen la vida y sean felices, no se la amargaré yo en nombre de un sistema de mierda. Ética, moral y filosóficamente autoconvencido, entra en la bodega donde sabe encontrará amistades y tras un par de tintos trasegados en segundos ante la sorpresa de sus allegados, empieza a olvidar la sucesión de disparates y barbaridades que han torpedeado tan efectiva y metódicamente su ya maltrecha rigurosidad de profesor vocacional.

Es fácil suponer que el domingo por la noche aún no habrá acabado de corregir minuciosa y pacientemente los exámenes de los que renegó el viernes, y con profundo remordimiento de conciencia y malestar estomacal. Las medias tendrán que esperar. La jubilación también.

7 comentarios:

Chio dijo...

vrabisimo tio, tenes toda la razon, pro no desfallescas, la moral primero i despues el resto, tu bales muxo

Adela dijo...

¡Pero qué bueno eres, Carlos!

Anónimo dijo...

Hola compi, como no te voy a echar de menos, con esos brillantes comentarios en clave de humor .En primer lugar, te mando un virtual cigarrito compartido, de la bolsa mágica, y una tertulia cafetera de desahogo.
Un matiz paellero (en el mal sentido del término) chauvinista a la introducción :Nuestros cerebros autonómicos, visto lo visto y en pos de la calidad(vamos bilingüemente sobraos), han decidido dar las clases en ingles y no solo en la intimidad de las privadas, su generosidad, lo ha extendido a la ciudadanía en general y welcoms en particular. Eso si, quien ame los valores patrios y previa petición secesionista (se adjunta modelo, para huella dactilar)de amorales principios, incluso molestamente constitucionales, será obsequiado con un regalo sorpresa ,una optativa, en tranquilizador castellano, con conexión a Internet( vía nostálgica telefónica)…donde les contestará, la dulce voz varonil de nuestro ex (todo un hombre sin lugar a dudas).La otra novedad propuesta, para recuperar fracasos, es una cruzada veraniega, contra las desviaciones curriculares….aunque ya se ha construido el necesario parking y se han seleccionado, vía democrática, los vigilantes…. faltan los detalles folclóricos y demás nimiedades, los fracasados, siempre acaban reintegrándose al sistema ,hagas lo que hagas y además es gratis …a burro regalao.
Me sumo al homenaje y a la tristeza, de Esos que todavía usamos el rojo, para intentar corregir y la mirada , para intentar ver, más allá de las decepciones, sms personales.
Solo cabe, ante la carencia de enfermedades profesionales, la revolución. Dejémonos las venas largas, así corren mejor los venenos de la mala leche je,je y pongámonos a ello.,..empeorarlo no lo podemos empeorar.
¡Animo!
Un abrazo. Paula
PD) A Lorca , por escribir GUAY, unos payos le pegaron tiros.
!Ojito, REBELDE GUEY!....Conste que me cuesta tomármelo con humor, a mi Lorca ni tocarlo!!!!!.

R.P.M. dijo...

Larra-Fígaro te comprendería perfectamente. Pero tú lo superas en esos vinitos con la peña que quitan cualquier pena o "arrebato de aprobado general". Mantente firme que nos vienen buenos tiempos. Aquí vamos a saber inglés por un tubo -digo tube, léase tiub-. Un abrazo

Raquel Casas dijo...

Jajaaajja!! Que bo! M'he identificat totalment, sobretot en aquesta meravellosa setmana que estem patint... Però ja s'acaba!!

De les bajanades que he llegit i sentit aquest curs em quedo amb "Cómo se llama de cugnombre?", "Cale copiar el enunciado" o "El libro está fuerza bien", entre d'altres...

Tengo la vista l'esioná.

carlesrull dijo...

Gracias for your comments. Ya me veis, las doce y media pasadas y aquí estamos: haciendo un pausa de tanto calcular medias. O en lenguaje ESO: "aziendo pahusa pa descansar de sumas".
Ánimo, pues, compis. Improve your english with paellera-citizenship, and feed your patience.

Qué desvarío a estas horas.

gonzalezcastro dijo...

el professor este q sale aqui se parece muxo a tí, ¿és un alter hego tullo?, no te ralles, ombre: hellos no lo arían