lunes, 10 de noviembre de 2008

¿Adónde vais, tristes de vosotros?

Por Mamen Tecato


A los profesores/as de Catalunya, con motivo de la huelga contra la LEC del próximo Jueves 13/11.
Als professors/es de Catalunya, amb motiu de la vaga contra la LEC del proper dijous 13/11.

La primera desaparición tuvo lugar a finales de septiembre. El individuo, al que, más adelante, se denominó oficialmente como "ilocalizado número uno", se dedicaba en ese momento a impartir una clase de química en un instituto del extrarradio de la capital. Sin ruido ni aviso ni grito ni estertor, se evaporó, se volatilizó, desapareció completamente ante la mirada estupefacta de sus alumnos - nunca habían prestado tanta atención -. Los alumnos fueron atendidos por los psicólogos del departamento de educación - nunca lo superaron -. La explicación oficial atribuyó el incidente al mal uso de los productos químicos - agua, sal, colorante - que empleaba el "incauto e imprudente" profesor - ¿a quién, si no, iba a culpar el departamento? - y se aseguró, por último, en un comunicado, que se trataba de "un caso aislado" y que no había motivo para la preocupación.
.
Veinticuatro horas después la prensa de la oposición hacía pública - a bombo y platillo - la desaparición de un "ilocalizado número 2" en un centro de una remota zona interior: un docente del departamento de lengua desapareció ante la mirada desconcertada de un inspector mientras protestaba por la reducción de horas de su materia .

A partir de aquella segunda "reducción no prevista de personal docente", como lo llamaron los responsables educativos del país, las desapariciones se aceleraron de manera vertiginosa. Cada día se evaporaban tres, cuatro, cinco, diez profesores y profesoras. El caos se apoderó de los centros educativos. Los docentes optaron por quedarse en sus casas, ir a la huelga, salir del país, pero nada impedía su súbita desaparición. La manifestación del diez de enero de 2009 pasará a la historia: cientos de profesores manifestantes se esfumaron en un abrir y cerrar de ojos antes las cámaras de la televisión local. Misteriosamente, los únicos que no desaparecieron fueron pedagogos y psicopedagogos.

¿A dónde iban los profesores? ¿Qué motivaba su desaparición? Ahora, pasados los años, seguimos sin ser capaces de responder a esas preguntas. Los ordenadores, una solución provisional que sustituía a duras penas a nuestros malogrados docentes, se perpetúan en una enseñanza a distancia mecánica y deshumanizada. La mayoría de nuestros niños ni lee ni piensa. El departamento afirma que será la generación mejor preparada de la historia e insiste en que sigue buscando una solución definitiva a la ausencia de profesionales de la educación, aunque somos muchos los que empezamos a dudarlo.

Voces malintencionadas afirman que, cuando desapareció el último profesor, a finales de marzo de 2009, el Consejero de Educación no pudo impedir que en sus labios se dibujara una fugaz sonrisa.


4 comentarios:

paula dijo...

Han ido ,en bandada , a buscar a los míticos pájaros ,también están atrapados en la red.
Se que no consuela ,ni debe hacerlo compa ,pero aquí ,te aseguro ,podemos cualitativamente empeorarlo je, je.
No me resigno ,ni me persigno….al tajo!!!
Un abrazo. Paula
PD) hablaremos de los logos-tipo otro día, también los hicieron “ ACI”…ya sabes: Hacedlos cual los queréis o quererlos cual los hacéis.

carlesrull dijo...

Más vale andar buscando pájaros volando que LEC en mano,... pero de ninguna manera nos resignamos, goguita de mi corasón, jeje, y, efectivamente,.. al tajo, bueno, la mayoría, que ando con faringitis y no está el horno para bollos ni la voz para rollos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Un enllaç fonamental sobre això que passarà a l'educació:

http://7000euros.blogspot.com/2008/06/de-la-reforma-la-gestin-empresarial-de.html

R.P.M. dijo...

Arriba esa voz aunque sea con faringitis. La Educación se la van a cargar, pero seguiremos enseñando. Y si esto es lo que se cuece por Caataluña, espero que los vientos no vengan hacia Valencia. Un abrazo, compa.