lunes, 16 de marzo de 2009

PEQUEÑO HOMENAJE

Por Rufino Pérez

Para entender el cuerpo
humano
hay que estudiar lenguas.
Aquel Chomsky con su estructura profunda,
con las cadenas de símbolos
y las reglas de reescritura.
Lenguas vivas, sin sutura,
que recojan las voces
de las entrañas
del mundo
y sepan acallarlas.
Gramática regenerativa
para entender el cuerpo
y la mente
de los humanos.

4 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Oh, yes, yes, yes! -a la Meg Ryan.

Remember, remember: Chomsky is still alife, soloing around but still alife!

Qué bonito, Rufino. De veras.

carlesrull dijo...

En la facultad me acordé muchas veces de la familia y los muertos de Chomsky y los generativistas, pero es un feliz y merecido homenaje el tuyo. Al final, sería bonito que el mecanismo del ser humano se redujera a una sencilla regla gramatical.

paula dijo...

Ja,ja por eso cojeo en gramáticas,gracias por la explicación.
Buena regeneración magdalenera, compa,entre tanto gramatical petardo.
Disfruta!!!!

R.P.M. dijo...

Pido disculpas por ocupar el lunes,pero no ando fino con esto del calendario. Gracias por vuestros comentarios, la verdad es que Chomsky en aquellos tiempos fue una cierta revelación y de aquello de las lenguas me pasé a la gramática chomskiana. Cosas de la poesía y de la edad supongo. Y de las fiestas... la Magdalena en pleno proceso. Hoy de nuevo con el sol a tope. Un abrazo a todos.