domingo, 24 de mayo de 2009

EL CAZADOR

Por Rufino Pérez


¿Os acordáis de mi hermano, el glotón? Si, aquel que se comía mi trozo de pastel cuando yo creía que eran los negritos del Congo. Bueno, pues ahora me acuerdo que tuvo una temporada que le dio por salir de casa todas las noches a cazar estrellas. Y no es que estuviera loco; él decía que hablaba en sentido metafórico. Pero yo veía que a la mañana siguiente, estaba tirado en la cama y no había nada brillante a su alrededor. Claro, también podía ser que no tenga buen pulso -pensaba yo entonces- y a la hora de cazar la estrella, no acierte.

La familia no hacía mucho caso de esta actividad de mi hermano, pero a mi me tenía mosqueado. Una noche le dije que me enseñara a cazar estrellas, que me dejara acompañarle, pero me dijo que no, que yo era todavía joven para tener licencia de caza. Y aunque yo le preguntaba cómo las cazaba y si cazaba muchas, o qué hacía después con las que había cazado, él siempre me decía lo mismo: los cazadores de estrellas, los verdaderos cazadores de estrellas, se conforman con atraparlas con la mirada, tomar su resplandor y guardarlas dentro hasta el día siguiente.

Yo me perdía en todo ese sentido metafórico, pero en el fondo quería ser mayor para tener licencia de cazador de estrellas. Y llevar un uniforme como el que tenía mi hermano.

Ahora entiendo más el sentido metafórico y me gustan mucho menos los uniformes, aunque sean de cazadores de estrellas.

5 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Bien, la cuestión es, supongo, no desistir de buscar estrellas y cazarlas auqnue sea sólo con la mirada, y a costa de parecer loco.
A tu hermano no le hacía falta, pues, uniforme, no? Se lo debían de colgar los demás, eso por no mantener la boca cerradita, donde no entran moscas.

Tú no desistas de buscar estrellas, y su luz consecuente, ahora que ya tienes edad de cazador e intuición metafórica, pero cuida no te cuelguen el sambenito del uniforme, que es una cardada. Pero me queda una duda: qué pasó con tu pobre hermano? Consiguió un poco de (metafórica) luz?

Sibilina y sutilmente metafórico, y a la vez bonito e incluso realista.

Beso:)

Mercè Mestre dijo...

Rufino, tu que ets el germà petit del caçador d'estrelles i reinventor de màgies, a veure si tens poders per convèncer Orió a visitar-nos una d'aquestes nits fosques i emboirades, curtes per sort. Jo tindré preparada cada dia la càmera de caçar constel·lacions (sense uniforme de fotògrafa, però). Per si les metàfores...

Com diu el gran Jaume Sisa a Viatge d'anada:

"Tots tenim el cel llunyà
de tan endins com l'amaguem."

R.P.M. dijo...

Un día de estos nos vamos a apuntar todos/as a un cursillo de cazadores de luz de estrellas, aunque con la luminosa agudeza con la que comentáis mis pobres palabras no harán falta muchas sesiones. Un abrazo. Y por cierto, mi hermano todavía sale a cazar, es una costumbre que no ha perdido del todo. Y hombre, algo debe cazar aunque él no me lo dice.

Ester Astudillo dijo...

Bueno, pues chapó por tu hermano. Ahí está: sin resplandor aparente y encima con uniforme, y continúa en sus trece, convencido de que sólo la luz que permanece escondida tras sus pupilas vale la pena.

Pues venga tú, a ver para cuándo te apuntas a esa sesión comunitaria de cazadores/as de luz de estrellas, que por aquí hay algún que otro congénere que te puede hacer coompañía en la cacería. Y alomejor, con más de 2 manos, incluso apuntamos mejor y afinamos pulso. Y lo más mejor de todo: igual hay premio!!!

Beso:)

Carla dijo...

Tu sí que ets un caçador, però de sentiments i bellesa... és d'això que estan compostes les estrelles??
Preciós.
Una abraçada!