viernes, 19 de junio de 2009

LA RULETA KÁRMICA


Se quedó mirándola fascinada. Siempre le atrapaba su movimiento circular de espumas que, sin saber bien porqué, le parecía el de una ruleta kármica, desahogándose entre mantras y mantas con retorcidos centrifugados que limpiaban vidas anteriores. Esta vez decidió apostar con su lavadora, entre flotantes tapetes de ganchillo, al juego de las reencarnaciones.
En la primera tirada salió el optimista tanga de pantera, que supuestamente compró para su hija y que lavaba por falta de abuso, al verlo pensó que le hubiera gustado reencarnarse en una elegante pantera macho para poder mear marcando más territorio, de negro pelaje alérgico a la tortura de la depilación, felinos ojos verdes en homenaje a la única parte entendible de su personalidad, sensuales movimientos y largas piernas sin celulitis, y por supuesto depredadora, con la tranquilidad de estar justificada por mamá naturaleza. Su reencarnación sería corta, lo justo para ser irracionalmente apasionada y morir orgullosamente por una causa estúpida.
Cuando imaginaba que la estaban llorando sin la hipocresía de las palabras, con los ojos secos, con la sabiduría de quienes se esconden en el funeral para no ser atacados, con el convencimiento de que su cuerpo serviría para alimentar y cobijar a alguien…. entonces, llegó la segunda tirada.
La lavadora tomó un respiro de aclarados para mostrar la floreada camiseta, ésa que le levantaba el ánimo y las tetas. Sintió que se reencarnaba en una frágil mariposa, vestida con los colores de moda y todos los complementos de primavera del corte inglés, que se pavoneaba altivamente de flor en flor dejando estelas de envidias, rozaba cuerpos con sutiles insinuaciones dejando huellas de deseos, se posaba de adorno en calvas cabezas para cubrir su desnudez y recordarles mejores tiempos de abrigo y por último desplegaba sus alas para hacer de celestina mensajera de flores y verduras.
Moriría cuando perdiera el brillo de sus alas, la hermosura de su cuerpo, en la mesa de operaciones del doctor rosal, prendida cual pincho moruno de sus espinas, en una necesaria y justificable operación de cirugía estética .No la lloraría nadie, pero la echarían de menos en un hermoso ritual de ausencias.
Esperaba la nueva apuesta, pero su contrincante gastaba el comodín del centrifugado y todas las pistas eran una masa de difícil acertijo .Así que, cansada de mirar a su oponente por el ojo de besugo, decidió reencarnarse en pez. Eligió ser un obeso pez luna engordado de aburrimiento que nadaba contracorriente , que buceaba entre recuerdos, que hablaba con rimas de burbujas acabadas en oooo , que dormía de pie entre bastones de algas, sin cerrar los ojos por si cruzaba una enjoyada sirena, para morirse en brazos de ella.
Se encendió la alarma: la lavadora había terminado el juego. Mi última reencarnación, es un programa corto a 90º C, sin centrifugado, con toma de lejía, antiarrugas, económico y con mucho suavizante…. Voy a tenderme al sol.

5 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

krda, krda Paula, aquí el obeso pez luna engordado de aburrimiento que nada a contracorriente, a la espera, sin mucha esperanza, de una enjoyada sirena. Do you reach me?

Menos mal que alguien habla del puto aburrimiento y acepta que es una parte importantísssima de la vida -al menos, tal vez mejor 'sólo', cuantitativamente, claro. Entre otras cosas de las que se pueden decir abiertamente y en público, por lo repetitivo del karma má(n)trico e higiénico que nos toca ejecutar a las mamás, en juego erótico con nuestros gadgets domésticos varias veces al día -mmmm, qué no daría yo porque en lugar de un gadget tipo lavadora fuera, yo qué sé, un caballo tan sensual y sinuoso como tu pantera macho, por decir algo, de los que mean marcando territorio!

Puestos a elegir, me quedo con la levedad y belleza de la mariposa, que además tiene una vida muuy breve, ergo poco aburrida: 3 o 4 días a lo sumo. Y luego, encima, muere hermosa, sin envejecer -aunque reconozco que, a pesar de su elevada explotación simbólico-poética, a mí las mariposas siempre me han dado y me dan mucha grima-, ahorrándose el trance de Príamo. Y no haría llorar a nadie -ni me sentiría mal porque nadie me llorara, que son dos cosas distintas, digamos que incluso demostrativas de deseos contradictorios, pero bueno, a otra cosa mariposa, que yo en la asignatura de 'contradicción' siempre saqué dieces.

Vamos a tendernos al sol, hermana, ahora que llega el solsticio. Prefieres pinzas, las hay de plástico y/o de madera, o tumbona?
Claro que después de un centrifugado a 90ºC creo que la tumbona queda descartada, no? En todo caso, habrá sido un tránsito brevito también, y ni siquiera nos vamos a enterar de si nos lloran o no.

Qué buena eres, qué poética y qué irónica! A mí me da por llorar, bua bua bua. Será que no he llegado todavía al karma que marque el antes y el después, y mira que de reencarnaciones sé la tira...

Besazo, por aquí andamos, y veo con regocijo que tú también;)

Mercè Mestre dijo...

Genial. Genial. Genial! M'acceptes com a fan, Paula??? (ni -ta ni -tasma; fan 0,0 x 100). En la meva propera reencarnació, que serà d'aquí a mig minut, canviaré la meva rentadora de càrrega superior, per una com la teva, de 8.000.000 revolucions, directa a la vena i amb programa de màgia incorporat.

Ei, que m'estic reencarnant en...

paula dijo...

ja,ja queridas chicas,veo que habéis cogido mi texto con brujeriles pinzas y le habéis sacado más brillo que el que tiene,gracias por vuestros aclarados comentarios nada rutinarios.
Ando un poco cortisona y más abobada de lo habitual,pero me pido vuestro afecto y complicidad para reencarnarme en poeta con pocos trapos sucios...la energía pa vivir y el agua pa bañar sueños en el mar de auténticas espumas.
Ahora que, aunque baja ,empiezo a desear ser más alta que la luna...aprovecharé las buenas mareas y me pensaré el cambiar de polvos karmaticos pa el finde je,je.
Os reencarnéis en lo que os reencarnéis,sed felices y contarlo en colgadas tertulias de sol.
petons per a tots sin domesticar ni programar ad libitum y uno de mariposa,especial para voluntarios calvos je,je.
PD)Empiezo a visualizar Islandias con una fogosa estampa de San Juan y rezando a San judas con inciensos de romero.

Ester Astudillo dijo...

Paula, quisieras ser más alta que la luna...
para ver los soldados de Cataluña?
jaja!
Yo quisiera ser alta también, todavía más que la luna, y escaparme de las fuerzas gravitatorias de vías, galaxias, universos y antiuniversos, para bañarme en la espuma de Marte y secarme en los cráteres de Venus.

Cambia, de polvos, mujer, sobre todo de cara al final de semana. Lo sabes, que hay detergentes líquidos que van la mar de bien? Lo limpian todo sin dejar rastro, y con una suavidad que ni te la imaginas... Así que pásate del polvo al líquido, Paulita: kármico, mántrico, tántrico, ya no sé lo que me digo.

Islandia, Islandia... buen mantra. Yo iré en escoba, allí nos encontramos, tendidas al sol de media noche, tan borrachas que no nos vam a poder coger ni con pinzas, jaja!

XXL kiss;)

Oscar Sotillos dijo...

fantastico invento el de la lavadora-reencarnadora paula, pero mejor aun el centrifugado de tus palabras para narrarlo.
un saludo son suavizante!

oscar