lunes, 2 de noviembre de 2009

Insomnio en la mesilla

Háblame bajito al oído
mientras me dejo caer,
antes que sea Morfeo
quien se avance
a secuestrarme


Por Ester Astudillo


Me gusta el s. XXI
y tenderme al sol raído
de sus hitos.

Acecho el parto aseado
de SANs, USBs, PCUs,
ingenios preciosos,
con su bello sello técnico
a falta de un rojo
sello cualquiera;
GPSs, PDAs, iPods,
vacunas salvíficas
para hoyes polémicos.

y el inédito parto también
de sus bizarros nombres,
indoloros, afilados,
exactos.

El salto de milenio planta grillos
en mi víscera,
prima del abrazo
insólito
que calma
y nunca vacila.

Y en la noche, ¡oh en la noche!,
mi estrella da un vuelco inaudito:
con una breve extensión
del brazo
muevo la tristeza de sitio.


PS. Krd José:
Disculpa que haya usurpado tu antigua identidad.
Te aseguro que no servirá de precedente.

2 comentarios:

José G Obrero dijo...

Querida Ester. Para mi es un honor que tomes la foto del corazón partío (cómo decía Carbonell: "¿y quién es el tío?).
Tú poema me ha recordado al tango Cambalache, un alegato contra el s.XXI tecnificado y frío como los circuitos de un replicante de primera generación. Con todas esas siglas que, amontondas, son un aislante perefecto. Mucho mejor que la silicona.

Un abrazo.

Ester Astudillo dijo...

Con lo fiel que tú eres a los comentarios de verdad que ayer me pensé: este José se me ha mosqueao por haberle robao la imagen. Buf!

El Cambalache que cantaba Serrat?Sí, jaja, pero era el s. XX, no? Ahora que lo recuerdo, es verdad, que el estribillo dice 'siglo XX, cambalache, problemático y febril'. Joer, te juro que no lo tenía presente en la conciencia. Sí en la memoria pero no en la conciencia. Pa'ke luego digan de la originalidad. Si es que, compadres, está todo dicho ya. Qué coño hacemos repitiéndonos y repitiéndonos y repitidéndonos -por no decir replicándonos?

Mi próximo hito-deseo p'al XXI va a ser unas tetas de silicona y unos labios de bottox. A ver si así la víscera mejora. Lo pediré pa'reyes, y así para la comida bloggera, si es que se hace, en el 2010, bueno, estaré explosiva, i-reconocible, en dos palabras, que diría Jesulín.

Besazo:-)