sábado, 6 de febrero de 2010

UN INVIERNO DURO

Por Antonia Martos

Más que vivir, sobrevivo
entre papeles y tintas:
cuando no miro me pintas,
cuando no miras te escribo.
Bravo Guerrero
Indigesta

Pero ya sopló el viento
y ahora puedo ver
con otros ojos
este cuarto
este día
también como la tinta humedece
el papel mostaza
que ya no se marchita.

En este piso pequeño
me siento provocadora
como el silencio inmenso
cuando quiere hablar
y rasga el papel
con sus uñas largas.

En esta calle con salida
la escarcha se despide de la noche,
el aire fluye de nuevo
y no se acomoda.

Mi compañero de vida
se aleja
de las hojas
de los libros
que en esta mañana silenciosa
me acompañan .

Y yo
menos de la ausencia
de las palabras
me alejo de todo.

5 comentarios:

R.P.M. dijo...

No te alejes demasiado, sólo lo necesario para que la distancia te traiga vida. Precioso, Antonia.

Carso dijo...

"Mi esperanza no es recordar
los dolores de tu ausencia,
ni siquiera recordar tu ausencia
sin dolor.
Mi esperanza
es colgar de una percha
a tu ausencia
y quedarme contigo."

Pero la primavera siempre llega.

Antonia Martos dijo...

Rufino, intentaré seguir tu consejo.

Carso, la suerte será la primavera entonces. Como decía Buson "Harusame ya mono kakanu mi no aware naru" :

Lluvia de primavera
Alguien que no escribe
profundamente emocionado

O bien:

Lluvia de primavera
Nada que pintar, nada que escribir
El cuerpo emocionado

Saludos,
Antonia

Carso dijo...

no me digas que sabes japonés!?

Antonia Martos dijo...

Ya me gustaría Carso. Quizás algún día.
Antonia