viernes, 26 de marzo de 2010

El BAR DE ALICIA


Desde pequeña era equilibrista de barra, tenía una heredada flexibilidad genética para empinar el codo y un fino olfato para las tapas, como buen adiestrado animal de compañía.

Le gustaban los bares en general y tenia su pequeña guía michelín, puntuada con estrellas, que guardaba desde la infancia.

Su encantador padre un alcohólico que, curiosamente, sólo guardaba el anonimato para si mismo repartiéndolo generosamente entre su público, era un fantástico cicerón y un me-cenas, incluso me desayunas.

En esos espacios ella se aficionó a la literatura de miradas y vió, en primera fila, brillantes representaciones del Dr Jekyll en inteligibles lenguajes de borracheras.

La transformación era tan real, que tardo años en comprender que era espuma de cerveza y aún más en afirmar, que era pura rabia, esa mala baba que sueltan los olvidos no digeridos

También escucho cuentos de su Peter Pan particular, ese hombre sin defectos que solidariamente adopto todos los vicios, que estableció un destructivo pacto con su hígado, como mandan las leyes de la hombría malentendida y, que de vuelta a casa con la sombra descosida, siempre hablaba del: “NUNCA JAMAS”.

Sí, le gustan los bares y en especial el de la calle 7: el bar de Alicia, que marcó con *****. Allí celebró muchos no cumpleaños, allí le sirvieron mucha ternura de tapa mientras esperaba, que él se terminara esa siempre larga última copa.

4 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Las palabras se las lleva el viento, y las sombras, e incluso a los padres también se los lleva. Quedan la copa y la tapa, y los olvidos-recuerdos.

Tu post me ha hecho pensar en ese tópico-máxima: de padres maltratadores salen hijos maltratadores si son hombres, maltratadas si son hembras. De padres alcohólicos salen... qué salen? Víctimas?

Bueno, xati, XXXL kisses (y no abuses del alcohol estas vacas!!!)

Muax;.)

Carso dijo...

paula, tienes la capacidad de hablar dulce aunque sea de las cosas amargas.
equilibrio de poesía el de tus palabras.

paula dijo...

Tranqui Ester el alcohol,en mi caso,congela los buenos recuerdos,que siempre me acompañan.El nunca jamas me abandono,hasta cuando se murio ,sin mi permiso y muy joven,lo hicimos hablando juntos.
Las enfermedades maltratan a todos los que las padecen y las sufren...pero el amor cura,preservando lo importante y el me dio las mejores lecciones.
Le mando un brindis, a la barra de universos, a ese gran hombre con malos complementos je,je.
ja,ja a mi ya llevan casi un mes haciendome las pascuas....si me sueltan la secta de las batas blancas,hartita ando de jugar a los médicos,...pienso abusar de la bivida con la prima-vera.
besazos y ponte como una vaca de disfrutar.Muacks.

paula dijo...

Gracias por el dulce comentario Oscar,todo es ying-yang hasta la poesia...sin la amargura el paladar no diferenciaria sabores...ni el olfato las buenas tapas je,je.
Feliz no cumpleaños de primaveras...y que venus te acompañe.Muacks