martes, 2 de marzo de 2010

Los amantes


Los amantes suicidaron su pasado.

Amasaron sus cuerpos

como panes en la última noche,

cargaron sus pistolas con balas de silencio,

dejaron en la mesilla los miedos,

los reproches,

las cartas en blanco para los jueces

que exhumaran sus cuerpos

al día siguiente,

y dispararon sendos tiros sobre su memoria

para no conocer la desdicha de sus almas desemparejadas,

para no afrontar la caída de su amor

como lánguida muerte de flores.

15 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Un Romeo y Julieta modernos, siglo XIX, estilo duelo pero sin duelo, sin árbitro, sin ponzoña y con mosquetón. Bueno, al menos mueren enamorados, que es un buen final para una vida y para una historia de amor.

Besu, wapu;-)

Antonia Martos dijo...

Que pena, es la vida misma!!!. ¿Por qué siempre acaba mal y hay una última noche? ¿Por qué no se dejan llevar por la pasión? ¿Por qué los miedos, los reproches... ? Ojalá no hubiesen apretado el gatillo y se hubiesen dejado llevar hasta el fin de sus días, pero eso es una novela rosa en los tiempos que corren. Uifff!!
Me ha fascinado tu poema. Un abrazo,
Antonia

Mercè Mestre dijo...

Parlant de crueltat i de primavera, cosa més cruel, més desenfocada, més malaltissa que l'ideal romàntic extrem de la bellesa, la joventut, l'amor més enllà de... Quina dictadura estètica i espiritual!!!

Malgrat tot, el poema és preciós, Òscar.

Ester Astudillo dijo...

Sí, tens raó, mercè, és una puta dictadura. I encara que el romanticisme com a moviment ja estigui més que caduc, l'ideal ha arrelat i continua ben arrelat, esperonat pels bandits de sempre -la tele, la publicitat, la literatura, sobretot un tipus de literatura, i els cànons morals i estètics. Tan savis que eres els romans: ens casem civilment a efectes pecuniaris i legals. I prou. I van venir els tronats dels trobadors i vet'ho aquí, els torra-collons poca-soltes. Doncs no fa ni res d'això i del seu amor cortès! La Chanson du Roland! Los amantes de Teruel! I després tot el renaixement. Ja veus, fins a dia d'avui, que diuen que estem al s. XXI, diuen diuen, jo no sé res del cert. Tot depèn per on comences a comptar. Ai mareta, mareta! A mí dame nada/nada más que páramo.

Au revoir, mes enfants! Vous voulez d'etre terribles? C'est la vôtre decision! Alons, alons! ;-)

Mercè Mestre dijo...

I ja per començar, a cagar els "ismes"!

paula dijo...

Los amores suicidas van al cielo,los vivos a todas partes.
Genial duelo de palabras,Oscar.
Un abrazo.Muacks!!!!

Carso dijo...

supongo que los amantes decidieron exiliarse a otro país donde no reinara esa dictadura estética. pero ya sabemos cómo transitan los exiliados, llenos de nostalgias, soñando en volver o en encontrar una arcadia donde sólo hay páramos. y el páramo, páramo es, y hay que saber habitarlo, gozar con las flores y los hongos de sus cactus, y no plantar gardenias para ti, rosas de sant jordi o campos de golf, eso, a la larga, es insostenible.
ufff que me estoy yendo.
en todo caso, gracias por los comentarios, y me atrevo desde aquí a formular una pregunta sobre dictaduras estéticas, ilusiones de supermercado y cuentos de princesas: siempre he creído y supongo que coincidiréis conmigo, que el primer cuento chino es el de los Reyes Magos (al gordo ni lo cuento), entonces, ¿cómo se gestiona eso cuando eres tú el que tienes que gestionar la primera mentira y, como postre, el primer desengaño?

Mercè Mestre dijo...

Sempre et quedarà el consol de pensar que aquesta serà la seva primera lliçó de política i la teva darrera campanya.

Ànim: Yes we can!

Ester Astudillo dijo...

Coño, Carso, siempre es uno mismo quien gestiona los desengaños -a menos que te dediques a la estrategia política y veo que no es el caso.

A propósito de los reyes y para que te vayas pertrechando, yo siempre he sido partidaria de cuantos menos cuentos chinos mejor, y con mis hijos no he puesto demasiado empeño en el cuento chino en concreto, de modo que cuando a los 5 años el mayor nos inquirió con argumentos de peso que le justificáramos cómo podían volar los camellos y estar en todo el mundo a un tiempo enseguida le dijimos que buscara él mismo la respuesta, que no le costó gran cosa encontrar.

Bueno, te lo digo, dada tu nueva condición, porque nos cáyó una lluvia de críticas del sur y de poniente, lluvia que por cierto no cesa, porque ya se sabe que esto es una cadena y cuando un eslabón se atasca, se atascan todos los que van detrás y hay mucha gente a quien le molestan los eslabones atascados. Así que, mon cheri, si no eres partidario ni de los chinos ni de sus cuentos, vete haciendo acopio de paraguas, que te vas a ser menester.

ps. De París y sus cigüeñas creo que mejor no hablar, que es un cuento muy caduco y de muy mal gusto.

paula dijo...

Bueno,bueno a mi me gustan hasta algunos de los cuentos que escribo yo,que ya es ser sofisticada cuentista je,je.Pero sigo creyendo,que no hay un método de lectoescritura(deformación profesional)especialmente bueno...hay formas magnificas de enseñar a leer, incluso la realidad....sin necesidad de sacar punta je,je.
incluyo cita de la genial Mafalda:
"las situaciones embarazosas....¿las trae la cigüeña?.
BON DIA y hacer bien la fotosintesís je,je.Por cierto hoy dime que crees....

Carso dijo...

ahora me dirás, ester, que las cigüeñas no existen!
ay los paraguas, sí, me parece sensato, que lo descubra el/ella mism@ cuando se haga las preguntas. en el fondo le ofrecéis el cuento hasta que él se lo quiera creer y desarrolle su propio pensamiento crítico. el caso es que nosotros los adultos no lo hemos desarrollado para otras cosas, volviendo al meollo del poema, a la dictadura romántica y al creernos a pies juntillas las recetas de perdices rebozadas en miel.
en fin, gracias de nuevo por las aportaciones y feliz fotosíntesis (paula, por aquí seguimos pasados por agua, como los huevos, por poner un ejemplo, eh!)

José G Obrero dijo...

Yo paso de analizar si estos sentimientos vienen de una corriente intelectual y ha tenido tal evolución: intelectualizar el amor: poner camisas de fuerzas a una de las pocas cosas que valen la pena en este asqueroso mundo. Lo demás es accesorio. Entonces digamos que el amor de madre, que tanta fortuna ha tenido en los brazos de las cárceles, es otra idea romántica (yo por mi hija ma-to!)
Es bonito el poema, refleja un sentimiento real. Es un poema-relato. Justo al revés que la prosa poética (o del derecho).

Un abrazo.

Ester Astudillo dijo...

Y con la iglesia hemos topado. Porque lo que sentimos está inevitablemente teñido de lo que creemos, al menos en buena parte. Y viceversa. Así que es inevitable hasta cierto punto 'intelectualizar', y quien dice el amor dice también otras cosas. Y no sólo el amor 'romántico', valga la redundancia.
Aunque José, lo de la romantización del amor de madre creo que no encaja mucho con el movimiento romántico, eh? En cualquier caso, no sería un acto 'intelectualizador', sino su inverso.

Aunque también es cierto que a veces los sentimientos se desbocan y superan todas las expectativas propias y te preguntas: ¿pero esto, esto podía sucederme a mí? Pues no lo sabía.

Pero aun así, a riesgo de ser pesada y parecer pedante, cabe preguntarse: ¿cuáles han sido los pasos previos en la evolución personal del individuo que han posibilitado que tal desbocamiento emocional ocurriera? Y si uno sabe pensar introspectivamente, seguro que no encontrará no uno ni dos ni tres, sino mogollón de tales.

Los sentimientos básicos son pocos, creo que siete -nuestro número-, pero la mayoría de emociones son mixtas, y cuanto más intervención del cérvix cerebral + complejidad y mayor repertorio.

Y lo dejo ya, ala. Bonne soirée sous la pluie;-)

José G Obrero dijo...

Mamma! me has apabullado, no puedo responderte. Ya no sé si siento o pienso, si son reacciones químicas en cadena, La libertad guiando al pueblo, secreciones, Mallarmé. Como decían en Casablanca: "¿son cañonazos o los latidos de mi corazón?" (qué lástima, en plena II Guerra Mundial en París).

A lot of kisses.

Ester Astudillo dijo...

JaJA, nada más lejos de mi intención, José. Pero las cosas claras, y el chocolate espeso. Por cierto, haces las dos cosas. Y además, a la vez.

Sí, hormonas y reacciones químico-eléctricas en cadena, a eso se reduce el alma. Para quienes estén interesados, recomiendo la lectura de Psynaptic Self, de J. LeDoux -existe traducción, El yo/la conciencia sináptica, no recuerdo, ya tiene unos años. Pero para hacer el argumento más clarividente, digamos que no se 'siente' en el vacío, del mismo modo que no 'se piensa' en el vacío. Primero están lás vísceras, eso para empezar, que no es poco. Y para continuar, como constató toda la psicología postbélica a partir de las secuelas del psicoanálisis, con Anna Freud a la cabeza, psicología a la que hay que añadir las brillantes contribuciones del bueno de Piaget -lo lamento por los del gremio que tanta tirria le tienen, pero como yo no soy del gremio, desde un marco puramente conceptual no puedo más que alabar su pensamiento-, ahhh que me voy, digo que igual que ontogenéticamente desde los 50 se sabe que si a un niño no se le da apego sentimental desde que nace será intelectualmente una nulidad, hay una corriente bidireccional entre emoción y razón siempre en el individuo, no existe una cosa sin la otra, y se retroalimentan. Y el cuerpo tiene un papel fundamental. No es novedad que morfología corporal y carácter están correlacionados, y que carácrter/temperamento y emotividad también. Y pa' redondear, que todo ello también suele correlacionar bastante con rasgos como 'conservadurismo', 'búsquedad de novedades', 'neuroticismo' etc. que son rasgos que la psicometría mide -no sé si bien o mal, pero mide- y se correlacionan con el posicionamente ideólogico del individuo. No te dirá si prefieres a Zapatero o a Rajoy, pero bueno... por ahí anda la cosa.

Bueno, ala, que lo mío es el rollo y lo dejo ya. Una introducción acelerada a... no sabría cómo cualificarlo.

Kisses for everybody -if you get this far;-)