martes, 20 de abril de 2010

FLASHBACKS

Por Carlos Rull

Cuando él, quien sea, se marcha tras el ardiente amor y el prosaico desayuno, ella tiene la peculiar costumbre de fotografíar la cama vacía. Con el tiempo, tras la separación, ha ido acumulando una pequeña colección de desenlaces. Nadie más distinguiría apenas una imagen de otra. A ella, sin embargo, la disposición de las sábanas, la situación de las almohadas, la altura de la persiana, la ausencia de manta, le permiten reconstruir, sólo parcialmente, algunas de las noches. No necesita más detalle. No desea más pormenor. Al principio, se levantaba un poco antes para fotografiar la cama con el cuerpo dormido del amante de turno, de espaldas, a contraluz, desnudo. Pronto se cansó de tanta concreción: tuvo la desagradable sensación de estar convirtiéndose en coleccionista. Ahora, en cambio, en cada fotografía, en cada final, hay un relato infinito que se puede contar en las noches, que todavía se le antojan muchas, de soledad.

9 comentarios:

José G Obrero dijo...

Ooooh, precioso, Carles. Casi prosa poética. Sugerente. Hemingway estaría encantado de leer la punta de iceberg y disfrutar con todo lo que queda sumergido, ese torrente de sentimientos y personajes (y yo más todavía). Bello.

Un abrazo.

Carso dijo...

en blue in the face harvey keitel se pasaba la vida haciendo la misma fotografía a las vistas de su calle justo después de abrir su estanco. y claro, nunca era la misma fotografía.
la tuya es una preciosa imagen llena de arrugas que son historias. tus microrrelatos destapan frascos de esencias.

carlesrull dijo...

Muchas gracias, compis. Oscar, me encantó la obsesión del personaje de Keitel en aquella peli, la imposibilidad de fijar nada, el río siempre fluyendo, trayendo aromas nuevos y dispersando los viejos. ¿Qué otra cosa hacer sino sugerir y dar pinceladas?

Me escama sin embargo la ausencia de comentarios por parte del sector femenino,...

Ester Astudillo dijo...

Què li passa al sector femení, aviam???

Compte amb els flascons d'essències, em fan recordar al boig obsedit d'El perfum, que per cert vaig veure a tV3 que emeten la pel·li el divendres de st. jordi. Jo vaig llegir el llibre quan va sortir, fa una eternitat, crec que pels volts del 86. I blue in the face la vaig veure també fa una eternitat. De tot fa una eternitat, nois, què voleu que us digui? Comparteixo la nostàlgia del teu personatge, Carles: sembla que anem cap a l'hivern per comptes de la primavera. Mira, perquè no tinc càmera de fotos ja -me la va trencar el marrec del meu fill fent els seus muntatges-, si no... la de fotos que faria als amants que abandonen la meva cambra cada matinada, i al buit que deixen els seus cossos als llençols... Però ves, no ho puc fer, no tinc objectiu. Snif!

Muax muax, sector masculí!!! ;-)

José G Obrero dijo...

Yo vi la escena en Smoke. Blue in the face se rodó con material sobrante y casi por diversión, pero cabe la posibilidad de que introdujeran el tema del fotógrafo (Harvey Keitel) porque era mismo guionista (el gran Paul Auster) mismos personajes, misma historia del mismo barrio de la misma esquina del mismo estanco de Brooklyn. Dios, qué buena peli. (Y William Hurt también está soberbio) Me habéis tocado la fibra.

Mercè Mestre dijo...

Aquest relat és el pas següent de la soledat que pintava Hopper: la suma de moments en què els personatges ja s'han evaporat de l'escena.

Això seria com calcular el pes de l'absència. Potser la diferència entre el pes del cos i el de la seva empremta? (un altre paral·lelisme amb Smoke i la famosa referència al pes del fum).

Realment molt inspirat i inspirador...

paula dijo...

Ja,ja como "goga" querido compi...tu genial flash,suena a sindrome del nido vacio...se largaron los pájaros,en el amplio sentido del término.Fuera bromas,por femeninas alusiones,el coleccionismo,incluso de desenlaces,siempre tiene un instinto de busqueda de seguridad...de confirmación que nuestro fetiche objeto de deseo existe y podemos por lo menos recordarlo.Y una última percepción a bote pronto...coleccionar fotos,es coleccionar ausencias...para construir peliculas aunque sea en el cine de de las sábanas blancas.
Me ha encantado Carles,me lo guardo je,je.
Un besazo!!!!

R.P.M. dijo...

Para coleccionar fotos hay qu tener tiempo de re-mirarlas, y es el momento y no la foto lo que hace que la veas y la sientas. Te ha quedado redondo, compa.

Plenny dijo...

Increible relato...tal vez de toda una ralidad...EL VERDADERO AMOR...te lleva a esos sitios y aún más!!!!