sábado, 17 de abril de 2010

FALTA

Por Antonia Martos

A Cecilia

¿Puedes acaso revelar
el misterio que atormenta
mi alma y perturba mi razón?

Eduardo Chirinos



El hombre que arrastra el carro
repleto de hierros,
el vendedor de la ONCE
con su silla de camping,
el trayecto de un funcionario
del caos
con su buga sucio,
sin junta de culata,
el camino
paraíso laboral
gris
sin emoción.

Y al fin,
la marcha silenciosa
de los cuatro vientos,
del aire eléctrico
que barre su abrigo,
también su aliento
(mi aliento)
húmedo
como el hambre
de su cuerpo
(mi cuerpo)
intacto.

Pasión oscura
que me falta.
.

8 comentarios:

José G Obrero dijo...

Antonia. Este poema es de lo mejor que he leído últimamente en poesía, en general, y te lo digo en serio, sin peloteo. Esa mezcla de elementos supuestamente, antipoéticos, modernos, construyen unas imágenes poderosas, desgarradas. La orilla sucia de lo lírico. ¿Has leído Dinero de Pablo García Casado? Tiene cosas en común.

En resumen: que eres una poeta como la copa de un pino.

Un beso.

José G Obrero dijo...

Cuando digo "la orilla sucia" por supuesto me refiero a como "el vendedor de la Once", el "buga sucio sin junta culata" conviven con "su aliento / mi aliento" o "el hambre intacta". Qué bueno! Me reafirmo.

Antonia Martos dijo...

Gracias José, te agradezco tus comentarios tan motivadores. Por cierto, si que he leído a Pablo García Casado y concretamente el libro de poemas titulado "Dinero" que comentas. Te transcribo un texto del libro que me parece muy real y muy triste, pero muy bien escrito:
"SABBAT
Los polígonos, las áreas comerciales, las oficinas iluminadas. En todas partes el rostro de la angustia, los horarios, y esa puerta que nunca cierra. El cansancio de abrimos sábados tarde, el lunes se lo instalan, Antonio, acompaña al señor hasta la puerta. Y las tarjetas pasando por las ranuras, los coches atestados de familia, los teléfonos de servicio. Dulces operadoras que trabajan hasta muy tarde, ahorrando para un sábador futuro de zapatillas, cine en casa y ojos cerrados. Buenas tardes, le atiende Luisa, en qué puedo ayudarle."

Un abrazo,
Antonia

José G Obrero dijo...

Joder Antonia, impresionado me has. Sin palabras.

Un beso.

Carso dijo...

es glorioso saber que estamos conectados más allá de las redes sociales de internet, porque lo nuestro, por mucha web 2.0, es la palabra, conectados por ella a través de medeles, garcías casados o danieles.
esculpes tus poemas con cinceles, antonia.

Mercè Mestre dijo...

Si en un restaurant et preguntessin:
- Com vol la realitat, ben feta o al punt?
Tu, sens dubte, contestaries:
- Al punt.

Saps cuinar i degustar la vida tal com és, crua, sucosa, tendra, en la seva pròpia lírica. Passió (clara o fosca) no et falta.

Un petó, Antònia

R.P.M. dijo...

Bueno, bueno, a pesar del regusto amargo que deja -o tal vez precisamente por eso- Un abrazo poeta.

Antonia Martos dijo...

Carso, si que estamos conectados a través de la poesía.
Mercè, m'has fet riure am el teu comentari. De fet m'agrada al punt!!!.
Rufino, el regusto amargo que deja este poema es el que a veces deja la vida. ¿no es cierto?
Antonia