miércoles, 19 de mayo de 2010

Río Amarillo

Por José G. Obrero


El día es a menudo un paraje remoto,
un lugar tan ajeno como el río Amarillo.
Espora kamikaze que revienta en el musgo:
deja dictar al charco, a la ciénaga cómoda
que te enjaula en su bote de certezas,
sus palabras filosas.
Deja que fluya el verbo que administran
las nubes y recibe sus golpes.
Hombrecillo de nácar que escribes un rasguño:
la vida es a menudo un lugar amarillo.
Flamean los incendios y chillan alacranes
pero tú te amputaste la pinza de veneno
y te hiciste con ella dos lentillas blindadas.

Deja que fluya el verbo
y recibe sus golpes.
Y recibe sus golpes.

8 comentarios:

paula dijo...

Rio amarillo ,desemboca en mar de pepitas...circular sandia.Por cierto,alimenta y no engorda...ideal pa boxeadores je,je.
PD)Las pepitas pueden interpretarse al gusto del consumidor.
Eres bueno José.Besazo XL

paula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carso dijo...

paraje remoto y ajeno, como el río amarillo.
me encantan las referencias geográficas que haces, como aquel del desierto en sidney de otro poema tuyo.
trazan una línea que une los mapas cartográficos con los del alma.

Mercè Mestre dijo...

Como los aceleradores de partículas, tus poemas son aceleradores de imágenes para vislumbrar rayazos de luz.

Qué mundo, dios!

Imprevisto o no, genial, José!

Un beso

Jordi Cirach dijo...

Hola, que tal?

He conocido tu blog a través de la revista de literatura “Literata”, me ha gustado mucho tu blog, i me he hecho fiel seguidor, espero que también te guste el mío de cultura “L'imperdible de ℓ'Àηimα” (http://www.imperdibleanima.blogspot.com).

Nos escribimos! Un saludo!
L'imperdible de ℓ'Àηimα

José G Obrero dijo...

Paula, Óscar y Mercé. Gracias. Como me descuide voy a tener dependencia de vuestros comentarios, adictivos y poéticos a partes iguales. Pero, y si me engancho, ¿quién me paga un tratamiento a base de leer a Paolo Coelho y otra basura?

Un abrazo a los tres.

Carso dijo...

hombre, ya haremos una colecta entre todos para que te llegue para otro tipo de terapia. o mejor aún: tú continúas metiéndonos por la vena tu poesía y nosotros te retroalimentamos con nuestros cometnarios.

R.P.M. dijo...

deja que fluya el verbo... y que no pare este torrente verbal y poético del que dispones. Impresionantes imágenes y perfecta fluidez.