domingo, 6 de junio de 2010

POESÍA III







Por Rufino Pérez




1. Escribir al filo de la madrugada y pensar que alguien leerá lo que yo escribo. Toda una ilusión. O tal vez no. El papel quedará sobre la mesa. Premio para el primero que llegue. O tal vez no. Leerlo se puede convertir en un peso de conciencia. A nadie le gusta que lo premien con algo pesado. O tal vez no. Porque una saca de esas que utilizan los transportes blindados, repleta de billetes de curso legal, es un peso que aún se puede llevar.

La maga de mis sueños anda rondando mi cabeza. Y escribo. O tal vez no. Quien escribe es ella. O soy yo, pero ella me inspira. La vida es siempre una línea indeterminada.

___________

2. “Amanecía sobre la ciudad repleta de almas que ni siquiera se estremecían al notar los primeros rayos del sol…-pero, ¿las almas no son etéreas? Pregunto yo, autor, a ti, narrador-..que convertirían la penumbra en un conjunto de formas y colores. No hay ni un alma por las calles. –ah, ya veo, andamos en plan metafórico-. Duermen. O sueñan despiertos. O tal vez sueñan sin necesidad de dormir. O sencillamente duermen.

La maga de los sueños creará la ilusión de que han vivido mientras dormían. Tal vez la vida sea eso: el sueño de estar vivos.”
__________________

3. Alguien me mira desde la ventana. No quiero apartar la cortina porque entonces sabrá que la miro. ¿Y si así fuera? Es joven, guapa. Muy guapa. Le gustará que la miren. O tal vez no. Cuando uno escribe, nadie le mira. Escribir es una tarea solitaria, aunque las voces se mezclen y creen la ilusión de tener al lado a los personajes. Pero ella no está escribiendo.

Qué ojos más bonitos tiene, qué llenos de magia. Donde ella vive, su escalera no tiene pasamanos de oro. Tal vez ni siquiera tiene ascensor. Pero en la calle, todos somos iguales. O tal vez ella sea aún más guapa de lo que yo la veo desde aquí.

Saldré a la calle, a pesar de la lluvia. Tal vez la vida se encuentre en el deambular de una calle cualquiera.

________________________
***Todo esto no sé si tiene que ver con Cortázar, pero probad a leer en orden aleatorio estos 3 textos. Puede ser divertido. O tal vez no.

1 comentario:

Ester Astudillo dijo...

¿Has escrito el texto de veras de madrugada? ¿De veras inspirado por una maga? ¿De las que brotan con la lluvia, como los caracoles, a golpe de varita mágica? ¿Era ella quien te inspiraba o tú quien la imaginaba inspirándote? Y sobre todo, Rufino, a ver, en mi experiencia, si la cortina está echada desde la calle no te pueden mirar, aunque tú sí mires, no? ¿Cómo podría ella saber que tú la mirabas y mirarte si no sabía que estabas ahí, tras la cortina? O sí lo sabía porque era maga? Brrrr, cuantos interrogantes. ¡Será que el mago sós vos, pibe!

Grrrr, me voy a la calle, que también aquí llueve, a ver si me encuentro con alguien, mago o no, o con la vida, ya puestos.

Bessooooooo;)