miércoles, 14 de julio de 2010

Me estoy quitando

Por Zápiro

Estoy de Mundial hasta la corona. Menos mal que soy adicto al fútbol: no quiero ni pensar qué hubiera hecho de celebrarse la Copa de Ballet Oriental. Por no perderme un minuto del España-Alemania, el miércoles me deshice del coche en plena zona azul: 'total, ya son más de las 20h', me dije; 'después del partido, bajo y lo muevo'. No conté con el rosadito. El mismo que nos hizo ganar a Italia en 2008. Y a Alemania en la final. René Barbier de 4'40 €. In-fa-li-ble. A las tres de la mañana, todavía daba saltos en la puerta del Sol. ¡Quiá, saltos! Me salió el adolescente puñetero, que creía haber matado tras la Champions de 2006, y no dejé de provocar a la policia durante toda la noche. Encimaba a la masa sobre ellos, les acusaba de ser como alemanes, me dejaba caer levemente sobre su pertrechada pechera... Me llevé tres empujones chungos y un aviso de porra, con el poli mirándome fijamente al entrecejo. Liberado del porrazo, no obstante, la multa no me la quitaba ni el Tato. Y es que me acordé del coche hacia las once de la mañana. Denuncia no anulable. Por la tarde tenía hora para arreglarle el aire acondicionado. Tan simple como recargarle el compresor. Terminó echando humo y agua manchada por la junta de culata. Pero esa es otra historia.

El día de la final decidí que me quitaba del fútbol. Lo dije con todas sus letras en el minuto 60 de partido, y todavía hay quien se despiporra. Desde luego, nadie me hizo el menor caso. Yo, en cambio, no podía comprender que lleváramos 57 años esperando a ver un partido tan jodidamente feo, deprimente y angustioso. Un partido al que estuvimos a punto de parecernos. Suerte del René Barbier. 3'99€, en los chinos. Esa noche, todos se parecían a Iniesta.

Tras el partido rechacé cualquier intento de ser arrastrado por la algarabía. El poli del miércoles me había dejado su marca en el cejo: si vuelves el domingo, te la llevas. El lunes, aunque menos etílica, la ciudad se embarulló de tal manera que, como dijo Nico Abad en Cuatro, la masa de gente parecía un pulpo, con la cabeza en Cibeles y las patas ramificándose por Alcalá, Recoletos y Gran Vía. Desde casa la alegría se mascaba igual de bien, y sin sofocos, y sobre todo sin empujones. Hasta que vi que el autobús de los jugadores enfilaba el paseo de Virgen del Puerto. Llevaba toda la tarde mirando de abstraerme del sonido que llegaba del escenario, instalado en Príncipe Pío, nada menos que a 500 metros de mi ventana. Toda la tarde diciéndome trabaja un poco, anda, chaval, y ya lo verás por la tele. Hasta que veo que el maldito autobús, en lugar de acceder al escenario por el Puente del Rey, sigue recto por Virgen del Puerto, hasta doblar por el puente de Segovia. A 20 metros de casa, como quien dice. Ni Sara Carbonero estuvo nunca tan cerca de Casillas. Y es que uno no es de piedra, narices. Bajé a la calle y les eché estas foticas, para los amigos, y para la afición, en general. Y luego, vale, sí, qué pasa, luego me fui a Príncipe Pío y me tragué el waka-waka, qué pasa. Eran ellos los que habían venido a mi barrio, no yo al suyo. De todas maneras, no vuelvo a ver un partido en tres años, doctor, se lo juro. Todavía hoy, en mitad de la noche, puedo oír el barrito de las vuvucelas.




.

8 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Vaya, vaya! En los chinos venden René Barbier??? Eso se llama diversificación de la oferta, hay que ver! Compruebo esta tarde si en este terruño, que no es el mismo Madriz, todo hay que decirlo, también se han marcado ese gol los asiáticos (41 cént. son 70 de las antiguas pesetas).

Claro que las ocasiones las pintan calvas: hoy ya no es domingo, ni siquiera miércoles. Seguro que acabaron con todos los stocks de rosaditos. Tendré que volver al Caprabo. Lástima que el Mundial haya acabado ya. Habrá que esperar otros 4 años. O 52, según tus cálculos. Snif!

;)

Ester Astudillo dijo...

Perdón, 57. Brrrr, siempre me descuento!!!

Zápiro dijo...

los chinos te venden al viejo rené barbier sentado en una hamaca, si se lo pides. ellos inventaron la diversificación de la oferta. y de los horarios. y hasta de las festividades: bajar en plena noche buena a por una bolsa de hielo, y que estén abiertos, y que te la vendan... ah, eso no tiene precio, amiga.

besos,

Carso dijo...

pero, a ver, exactamente qué es lo que ha pasado?
lo del rené barbier a santo de qué?
es como lo del pulpo. en todos lo gallegos han cambiado el menú, ahora no es pulpo a la gallega, ahora se llama pulpo paul, y te lo venden con una salsa de pimentón y mostaza simulando la bandera española. que por cierto, me han dicho que en la senyera ibérica van a substituir el toro de osborne por un pulpo.
vivir para ver, cualquier día me dicen incluso que españa gana la copa del mundo.
si naranjito lenvantara su cabeza de cítrico.

Ester Astudillo dijo...

Sí, pobre naranjito. Es más de lo que muchos de por aquí, compas, podéis decir, que si lo conocisteis, ibais aún en pañales!!! Yo recuerdo mi llegada triunfal a la localidad costera de turno aquel '82 en medio del fragor de la batalla estivofutbolera. vivir para ver!

En serio dices lo del pulpo, carso? Yo me enteré el otro día de que había un octópodo que había vaticinado-conjurado el maleficio. Y encima que era belga, u holandés, no sé, de pallá los países bajos.

De todas formas, Zápiro, 57 no es múltiplo de 4, no??? O es que cada 4 mundiales hay una temporada seca bisiesta???

Vive la France!!!
Et la Bastille!!!
Et Marie Antoinette!!!
Et la revolution!!!
ET la liberté!!
Etc..., que es muy aburrido;)

Zápiro dijo...

pero bueno, carso, no me digas que no viste la final de ballet oriental??? si es que eres un antipatriota, macho...

lo de 57 era un poco al tun tun, hay que ver, que luego me pongo a filar prim y me llamáis busca-raons...

Carso dijo...

hombre, claro que la vi, me iba yo a perder a las damiselas de avignon en plena faena. aunque te diré que me disgustó el sincretismo de algunas bailarinas. eso de mezclar las artes marciales con la danza no va conmigo ni con el esternón de nadie.
la de banderas que te perdiste. paisaje inédito, zapiro: estatut, autonomia i el pulpo pol pa' presidente! creo que era la pancarta de la mani que no llegó a celebrarse.

Zápiro dijo...

¡jajaja!, buenísimo!: "pulpo pol pa presidente!" eso resume lo que ha sido todo el fin de semana, en madrid, en barna, y segurmanete tb en la conchinchina...

salute,