miércoles, 10 de noviembre de 2010

Carta de los Reyes Magos tras proclamarse la República Maga

Por José G. Obrero

Queridos niños:

Tras muchos años de mentiras de vuestros papás y mamás para haceros creer, como los papás de Siddharta con el futuro Buda, o como todos los genitores protectores con su prole, que el mundo es un lugar de fantasía donde vosotros sois los protagonistas, Gaspar, Melchor y yo hemos decidido aclarar algunas cuestiones que consideramos fundamentales para que no os convirtáis en unos inadaptados o, en el peor de los casos, unos sociópatas.

Anotad, pequeños: las princesas y los príncipes son unos elitistas y en contadas ocasiones son guapos. Visten de azul pero pueden hacerlo de muchos colores ya que cambian de vestido varias veces al día. Nunca van en corceles pero sí en coches blindados de alta gama con chófer. Tienes muy pocas posibilidades de que te encuentres cara a cara con alguien de la realeza y algunas más de que lo hagas con sus guardaespaldas y personal de seguridad. Suponiendo que los conozcas y llegues a entablar una conversación puede que si eres niño te guste el príncipe y si eres niña te guste la princesa. Puede que prefieras al rey o a la reina. Puede que te enamores de una infanta o quieras tirarte a la reina madre. Puede, niño, que el chófer te deje fascinado y tras un breve idilio desaparezca de tu vida. Puede que mientras piensas en esto estés tan absorto que no mires al cruzar la calle y que la chica que se golpea la frente con el volante por el frenazo brusco, decida, por compasión llevarte a tomar una copa a su casa y por pasión te folle como una posesa. Lo que queremos decirte, querido niño, es que esto es la jungla y que no debes construir tu pensamiento sobre la arena movediza de los discursos paternos que se cierran como un círculo perfecto, pues, aunque tus papás te digan que la tierra es redonda está achatada por los polos. También queremos aclararte que “la jungla” es un ecosistema y que, por tanto, es más ordenada y lógica de lo que puedan contarte para que le tomes miedo y decidas salvarte. Agárrate a una liana y sacúdete el tembleque.

Gaspar, Melchor y yo, estamos exiliados, pero como tenemos contactos e influencia al más alto nivel hemos conseguido un buen chalecito con piscina en un paraíso fiscal y no nos falta de nada. Así que, como nos vamos a dedicar indefinidamente a disfrutar de la opulencia, queremos despedirnos con algo más que regalos materiales, un consejo: no vayas a las charcas porque las ranas y los sapos están hartos de besucones.

8 comentarios:

Carso dijo...

José, me has hecho sonreír en esta mañana de legañas. tu carta debería de estar en la introducción de cualquier manual de educación infantil. algo así como ética para amador de savater o todas las epístolas bienintencionadas de hombres de pro.
lástima que no me vea con el valor de aplicarme el cuento. tal vez cuando sea un poco mayor, a los 13 tal vez?

José G Obrero dijo...

Óscar, a ti no hacen falta estas lecciones. Tú siempre has sido un niño inteligente y positivamente inadaptado. Serías un guía de la jungla sin mapas ni machete.

Un abrazo.

Carso dijo...

jajjaj, qué mal me he explicado, me refiero a aplicarme el cuento como padre, y explicarle a mi hija lo de los reyes, las ranas y la República!
pero gracias por lo de inadaptado positivamente, es todo un piropo.

José G Obrero dijo...

Bueno, en ese caso, no te preocupes, cuando tú vayas a explicárselo a los 13 habrán habido un montón de cafrecillos que le habrán trasladado desde los 10 una visión radicalmente revolucionaria e incendiaria y te dirá: "¡papá, qué ya me sé este rollo! Buff...¡qué plasta!" (pero no te agobies, ¿eh?)

Mercè Mestre dijo...

Nota del gremio de castañeras:

Daño colateral: si cierran las monarquías, cierra el Hola. ¿Con qué haremos los cucuruchos de castañas? (la prensa también está fatal)

José G Obrero dijo...

Mercé, yo tengo la solución: con las páginas del Marca, As y Mundo Deportivo, pues anda que no caben castañas entre noticias de que tal entrenador le ha dicho no sé qué insulto a tal otro, o que hay "rumores del fichaje de no sé quién por el Madrid". La República puede venir.

Un petó.

Mercè Mestre dijo...

Bien! Y además serán castañas dinámicas, de menos engorde. Me lo apunto y lo comunico al gremio.

Que pase la República!

Un altre petó

paula dijo...

ja,ja majestuoso y ahora,gracias a la RAE, con un toque YE-YÉ.L'humor sempre es un bon regal rei meu :))). Por cierto,a mi principito ni tocarlo....que suelto a la Rosa que llevo dentro y me convierto en zorra.
Un abrazo, que espero pronto sea real.