sábado, 4 de diciembre de 2010

HASTA LA PRÓXIMA

Por Antonia Martos




Intermedio, 1963
Edward Hopper


Ha valido la pena
respirar
re(nacer)
a vuestro lado.

Hoy digo adiós
a la soga
que rasga mi cuello,
a la tristeza,
al lamento de un blues,
a la red del cazador,
al invierno duro,
a la mujer atormentada:
ángel harapiento
que muere a cada paso,
a la putrefacción,
al mundo mágico del absurdo,
a casi once meses efímeros
donde el respaldo era perfecto.

Ya no quiero hablar
a alguien que no existe.


.

11 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Síntesi perfecta, Antònia. Intermezzo y respaldo... hacen una pareja del cojón.

Un petó fort sota les llums d'emergència;)

Sergi(o) dijo...

Querida Antonia, gracias por tu último regalo en forma de poema. Espero que tengas mucha suerte en tus proyectos. Un abrazo muy muy fuerte!!

Antonia Martos dijo...

Gràcies companys,
una abraçada molt forta a tots dos i un petó sota les llums d'emergència, Ester.

R.P.M. dijo...

Bueno Antonia, que los adioses nunca son despedidas sin retorno. Además, en tu caso, sólo confirmarán la añoranza en la ausencia. Un fuerte abrazo.

Antonia Martos dijo...

Gracias Rufino,
un abrazo,

Mercè Mestre dijo...

Això és. Espero que aquest comiat només sigui un intermedi. Tu vés fent gimnàstica d'ales per a la tornada.

Una abraçada i fins aviat, Antònia!

Raquel Casas dijo...

Qué buena despedida...

¡Hasta pronto compi!

Un beso

Carso dijo...

que la despedida sea a la soga, al invierno y a la mujer que ya no existe.
que el reencuentro sea con tu lírica y tu persona.

fuerte abrazo y éxito en tus proyectos!

óscar

carlesrull dijo...

Eso es una despedida por todo lo alto - y perdón por el tardío comentario; he estado fuera -. Que un camino sin sogas te lleva al éxito, pero no dejes de hablar de vez en cuando a quien no existe. Un fuerte abrazo.

Nora Almada-Poramoralarte dijo...

Ah, Antonia! cómo me gustan tus poemas! esto se llama una "enumeración" precisa y bella. Nos vemos pronto. Nora

Antonia Martos dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Son muy gratificantes, pero como decía hoy Gemma Gorga en La Vanguardia "... pero cuando se apagan los focos (del poeta) tiene que recuperar su soledad, porque es ahí donde se escribe, aunque esa soledad no tiene nda que ver con el aislamiento.
Un abrazo fuerte y hasta la próxima,
Antonia