martes, 11 de enero de 2011

CELLISQUEA

Por C. Rull


Nieva sobre los sombreros y los pensamientos,
nieva sobre los ácidos  en los estómagos ahítos,
nieva sobre los libros, los mapas, los ceniceros,
nieva en la boca y en el colon y sobre el hígado,
nieva sobre hoy, sobre mañana: nieva el miedo.
En el viento aúllan prismas de hielo
que arañan cimientos y roen certezas.
Rostros nevados, entrañas heladas:
todo es una nada blanca.

Pero entre el hastío blanco
firme ante la nevasca,
una violeta...


3 comentarios:

Carso dijo...

tu violeta tiene aroma a haiku, carlos.

carlesrull dijo...

Pero un haiku frío. Gracias, no había pensado en ello.

Mercè Mestre dijo...

Em trec el crani davant la violeta.