jueves, 1 de enero de 2009

Charcos


Por Raquel Casas


Celebraron la última noche del año todos juntos en una gran casa de la montaña porque coleccionaban recuerdos. Ellas cantaron, bailaron y compartieron los charcos como unas auténticas chonis; ellos pusieron canciones como credos tras la duodécima uva. Y poco antes de empezar el día durmieron.
Aunque aquella noche se olvidaron la puerta abierta, nadie de fuera se atrevió a cruzarla.


**

2 comentarios:

paula dijo...

Canciones como credos,hasta el rosario de la aurora...nadie se atrevió a cruzarla,porque la defendia un pequeño pony...ese que espero cabalgue este año,entre alfabetos.
las uvas de la suerte te traerán premio. besitos.paula

Raquel Casas dijo...

Gracias a ti me traerán premios, espero!

Un beso de pequeño pony