domingo, 5 de abril de 2009

DICCIDIABLE

Por Rufino Pérez


CAMELIA: vida prendida en un erizo.


SANTIDAD: lo que tú y yo nunca alcanzaremos porque nos gusta el vino y el marisco.


OCASIÓN: objeto destinado a perderse.


VIDA: si los demás no existiesen, entonces sería algo sólo mío.


CONTRADICCIÓN: yogur sin fecha de caducidad, aunque siempre un poco agrio.


YO: [concepto, no tomar por el mío propio] figura humana de cierta dimensión abarcable con la mirada, inaprehensible, incierto, preexistente, digno, metafísico, innecesario, fugaz, problemático. (yo sigo conservando el mío a pesar de todo).


TÚ: [aquí que cada cual lo tome como quiera] “pronombre” personal cuya función es tan importante que la Gramática ha decidido llamarlo “nombre”, unirlo así al “yo” y que juntos formen “nombrecitos”.


ALUMNO/A: pieza necesaria para que la Estadística tenga algo de qué ocuparse. Indefectiblemente unido a “maestro”. Antónimos recíprocos, dicen; no existen el uno sin el otro aunque te amarguen la existencia (no los ignores, disfruta con ellos, un día serán adultos y será peor).


ESCUELA: calle del pueblo con el rocío de la mañana en primavera, la pizarra, la fila siempre la fila, para entrar, para preguntar, para salir, enfilados a la vida en cuanto se rompía la fila. Afilados, jugando sobre el filo del tiempo.


SIETE. la magia de la numerología. No importa su verdadero valor, sólo el símbolo de los que sienten el número como suyo. Siete / set. en un coro de voces que se oyen unos a otros y hasta vienen a escucharlos –no muchos, pero de calidad-.


HOMBRE: distinto aunque no opuesto a mujer; entidad con poco que hacer, nada que ofrecer, mucho que ofertar –vid. gangas, ofertas-, no son pero existen. Buscados, encontrados, abandonados, reencontrados, abandonados de nuevo –y no se enteran-. Optan a ser ellos, pero sólo son dos electrones colgantes que amenazan con la espada de la vida a quien ya de por sí está continuamente amenazada, la cual los recibe sinuosa y los transforma en positrones que nunca llegarán a ver la luz.. En definitiva, un encanto.


MUJER: ¿alguien se atreve a definir?, ¿se puede vaciar al mar en unas breves líneas?, ¿Se ha literaturizado tanto el concepto que ya no sabemos la realidad?, ¿de verdad queréis saber lo que son?, ¿de verdad podréis soportar lo que son?. Porque sí que son y están, llevan la marca de unos pies en la tierra que pueden despegar y volver, despegar y volver. ¿Hablábamos de multi…? Las novias son mujeres. Y mi madre es mujer. Y mi mujer es mujer. Y mis hijas son mujeres. Y no son opuestas a mí –lo he dicho antes, son diferentes-. Se unen en contra de o frente a, se solidarizan entre ellas, van en pareja al WC, pero no son capaces de compartir piso o habitación durante mucho tiempo porque en la nevera necesitan un espacio en el que no se mezclen los yogures de otra. La Plástica se olvidó de crear una línea para dibujarlas, pero no importa, porque existen los colores que son más creativos.


OBLIGACIÓN: la que se me ha creado para cerrar esta semana con algo que parezca bonito, tenga sentido y aspire a rozar el nivel de los artículos precedentes. Tarde de lluvia, después de una mañana soleada en la que no he dejado el Instituto, sino que me he dedicado a hacer ostentación de él. Festa per la llengua, Castellón. Niños, hombres, mujeres, adolescentes, mayores, Proyecto Liber, entusiasmo todavía y a pesar, hablar, observar, ir de un lado para otro, pensar que el colectivo es calórico y que la alegría está en la sal y en las barras de tiza. Hay obligaciones gratas y hay ingratitud. Es el mercado. Vas y compras. Consumes y sales de nuevo a comprar. El Diablo no sabe de letras ni de orden alfabético.


BÚHO: Vid. fuhoto.

4 comentarios:

José G Obrero dijo...

Joder Rufino, para ser obligación te ha quedado de lo más recreativo, al menos para el que lo lee. Lírico, irónico, profundo, divertido. Un antídoto para los que padecemos el síndrome del domingo noche.

Un abrazo.

Ester Astudillo dijo...

Rufino, esto de tocarte siempre poner el broche a las semanas temáticas tiene su cosa, pero es precioso, perfecto, un amor. Aúna inmejorablemente la poesía de Óscar, la ironía de una menda y la diablura endiabladamente diablesca de Paula. Felicidades, y tómate un descanso, que se te ha ido la olla y has parido más entradas de las que tocaban. Y eso habiendo tenido jornada matutina en el instituto! ¿Muchas palmitas por allí, entre los más jovenes, y/o ramas de olivo entre los más crecidos?
Besos, besos, besos.
:)

Oscar Sotillos dijo...

Contradicción: un yogur sin fecha de caducidad... Es que veo a Hamlet interrogándose sobre lo divino y lo humano con un activia en la mano, te lo juro. Y agria, como la vida misma, si es que...

Gogus dijo...

Coi!, Rufino, tens molta gràcia amb això de definir. Em sembla que t'aniré passant algunes paraules de tant en tant perquè me les defineixis. Si amb el temps publiquessis un diccionari jo t'asseguro que el consultaria!