domingo, 15 de noviembre de 2009

ESTUDIO GEOGRÁFICO-POBLACIONAL DE MI SOLEDAD





Vivo en un barrio
con más de 200 habitantes,
de una ciudad
con más de 21.000 habitantes,
de una región
con más de 1.000.000 de habitantes,
de un país
con más de 39.000.000 de habitantes,
de un continente
con más de 700.000.000 de habitantes,
de un planeta
con más de 6.000.000.000 de habitantes;

y sin embargo sigo encontrándome

































solo.













.

4 comentarios:

Carso dijo...

la soledad acompañada se parece al vértigo al revés, ese que te da cuando miras un rascacielos desde su base, o el negro que queda entre las estrellas (cuando tienes la suerte de encontrar un cielo estrellado, claro). suerte que si apartas un poco la vista te encuentras con ellas, con las estrellas o, con suerte, con una de los 600.000.000 millones de personas.
saludos lunáticos

Ester Astudillo dijo...

Un novio muy cabrón que tuve hace décadas, cabrón como sólo pueden serlo los primeros/las primeras novios/as, me hizo creer en la fórmula de 'la soledad de dos'. Yo me agarré a la fórmula pero después de muchas enmiendas lamento deciros que fracasó estrepitosamente. Si alguien encuentra una alternativa paliativa que no sea mera especulación, se agradecerá que la ponga en circulación. Por el momento, me solidarizo con Sergi(o), y me coloco en la esquina antipódica, cabeza abajo y colgada por los pies.

Booooon dilluns;-)

Sergi(o) dijo...

Ufff! Qué tarde más triste. No me gusta relacionar (al menos directamente) la soledad con la tristeza. Me gusta la soledad, pero a veces, me pone triste (como el poema). Aunque también es necesaria una pizca de soledad de vez en cuando. Amigos lunáticos, que tengáis una buena soledad!!

R.P.M. dijo...

No está solo Sergio. Perteneces al clan -por decirlo suave- de los siete que se multiplican. Pero es aguda la observación y disposición poemática.