miércoles, 24 de marzo de 2010

Mano

He pisado el desierto.
Como quién comprueba la temperatura antes de hundirse
He rozado la arena y una mano me ha alojado en su palma
con extremo cuidado me ha llevado al salón de los espejos.
No podía olvidar esa mano que completa las formas.
Nos coloca en su torno y nos hace bailar una música cálida.
Esa mano es enorme, es la suma de manos de todos los afectos
Es la mano que acuna, es el cuenco de sopa, es el fin del vacío.
Mano que impide balas, que sostiene una brújula, que señala
La ruta borrada por la selva. No es la mano de Dios, esa mano
Es la suma de manos de todos los afectos.
Mano incondicional que amortigua zarpazos y endereza
Los torsos. Que sopla las cenizas y extiende las alfombras.
Se cierra el agujero y lentamente el aire se detiene en aliento
Afuera hay un paisaje de cuerpos que apuntalan a cuerpos
Fragmentos de mercurio se buscan en la luz y se tornan imagen
sostenido en la mano observo desde lejos una bala silbar
Entre el vapor de nubes.
El juez mira el reloj y todo empieza.

4 comentarios:

Mercè Mestre dijo...

Da gusto pisar estas soledades con sueño de varios días (que es lo que yo tengo), arena mullida que nos acoge, que nos da forma, sentido, y nos regala un punto de calidez y misterio para empezar el día. Con magia entre las manos, con miedo a, con sueño, con sueño.

¿Ploop! Y el juez, ¿quién es el juez? La bala. Todo empieza... ¡Qué habilidad para la intriga, para el duendazo, José!

Un beso.

José G Obrero dijo...

Gracias Mercé. El juez (ente metafísico o azar o fatalidad o casualidad, etc). Agradezco la lectura porque esta semana no he dado feedback a nadie y no por falta de ganas si no de tiempo. Espero retomar la comunicación con vosotros pronto.

Un besazo.

Carso dijo...

lo he releído varias veces, y al margen de la intriga que apunta mercè yo me pregunto más por el principio que por el final...
"He pisado el desierto.
Como quién comprueba la temperatura antes de hundirse
He rozado la arena y una mano me ha alojado en su palma
con extremo cuidado me ha llevado al salón de los espejos."
lisérgico total! me imagino la mano enguantada de Yellow Submarine, aunque ya veo que el sentido no va por ahí. en fin, la conexión de neuronas.
todo empieza ... todo acaba..?
ya tengo ganas de debatirlo con unas cañas por testigo.

José G Obrero dijo...

Tripi,tripi, tripi, tripi, tripi bon amour, tripi tripi tripi tri. Jeje. Es broma. Sí puede que sea, digamos, alucinógeno. Ja parlem. Un abrazo.