lunes, 10 de mayo de 2010

Marina




Por Ester Astudillo


Hay una carne mía que crece
en un punto sin magnitud
del epicentro
y una nueva piel
que reconozco por ajena.

Déjenme explicarles:

Hay un vaivén en la orilla de mí.
Arena picuda y salitre.
Ineficaces diques para esta marea.

Hay un trasiego en el fondo,
vórtice de mi lamento.
Temblores rizan la dermis de la sima:
querencia arrastrada de caer,
de morirse.

Luego, cresta azul en el rompiente.

Hay un abrazo sin fin
anterior al abismo.

9 comentarios:

Revista poética estacional dijo...

Magnífico poema, Ester. la ilustración "marina" que aparece a la derecha de mi monitor ¿de quién es?
Petó
Bruno

Ester Astudillo dijo...

Qué madrugador, para hacer 5 siglos que estás ardido -qué mal suena ese participio usado así, no? Debe ser porque no hay muchas oportunidades para usarlo, claro. Sólo las excepciones como tú, jaja!

Has visto cuánta agua para apagar hogueras? si es que quien no se conforma es porque no quiere, qué te van a decir a ti!

Yo soy cleptómana virtual, krd. Ni idea de quién es la ilustración, por ahí circula por la red. Me gustó y la cogí, así de fácil. Si se enteran los de la SGAE me pelan seguro.

Obrigada;)

Carso dijo...

querida ester, siempre descreída y corrosiva, ácida y disconforme... ese abrazo que cierras al final del poema es el que nos salva del abismo, y esa poesía la que nos salva de la rutinaria prosa de los días.
besos a mares

Ester Astudillo dijo...

Yooooooo? Esoooooo? Qué dices, cheri? Jaja!

Sí, el abrazo, el abrazo queridamente sin fin hasta que te suelta y caeeeeeeessssss sin remedio.

Merci, cheri. Voilà, le soleil;)

Mercè Mestre dijo...

Acabo d'emergir del teu poema i necessito bocata d'oxigen. Allà al fons, el paisatge és tan hipnòtic que t'oblides de tornar a la superfície.

Maleïts remolins, que t'aspiren pels turmells!

Sort del batiscaf!

Booop, booop, booooop!

paula dijo...

Hay los diques y diretes...la nada es lo único que contiene a los abismos,lo saben hasta los simios.
Yo ando con Oscar,como la flor de la canela hay que agarrarse con espumas y tercio pelos:a la cresta,todo lo que sube baja...hasta en las mejores especies je,je.
Un abrazo con finalidas de achucharte.

Ester Astudillo dijo...

Paula, los abrazos sólo sirven para achuchar, no? O es que me he perdido algo? Ay madre, a mi edad y resulta que servían para otras cosas!!! Ya, ya, fíjate, el otro día en la farmacia dudando entre pinto y baldemoro y hoy en la cresta de la ola. Es que la vida es así, tiene este tipo de absurdos imprevistos, jeje! Ahora, que yo me considero simia, eh? Tú no?

Sí Mercè tens raó. Si fóssim amfibis els remolins no ens podrien aspirar pels turmells. Seria tot un què. Però ja dic que jo em considero símia. Es el que té ser simi i voler-te ficar a l'aigua, snif!

Muax muax, wapetes meves. L'estiu és arribat. O l'estiuet del 10 de maig, si més no;)

R.P.M. dijo...

Si prevalece la sensación de abrazo, el abismo se aleja. Es lo que hace soportable los vaivenes. Esres poesía pura y dura Ester, esencial y profunda.

Ester Astudillo dijo...

Y tú eres un encanto siempre con la mejor mirada y las mejores palabras.

Besssoooo;)