sábado, 18 de septiembre de 2010

MAMBORETÁ

Por Antonia Martos



Hoy quiero aplastar insectos
sobre la página en blanco
sin eludir el líquido espeso de su saliva.

Permanecer durante horas balanceándome
como una mantis religiosa
para después saltar sobre las víctimas.

Contemplar desde las ramas
de la quietud este juego mimético
de un mundo sin consciencia.

Ocultar mis ruinas con el vuelo
y decir adiós a tanto tormento.
.

4 comentarios:

Mercè Mestre dijo...

Antònia, el teu poema m'ha fet venir al cap dues mostres de teixits artístics:

1) Notícia sobre la polèmica exposició de l'agonia de 1.000 grills (= crueltat disfressada d'art: el Déu assassí)

http://www.hoy.es/20100913/local/caceres/grillos-agonizan-arte-201009132202.html


2) Lorca = Art (el Déu creador)

Fue la noche de Santiago
y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.

FGL

Inqietant, inquietant, inquietant...


Una abraçada!

R.P.M. dijo...

Desde luego, los insectos macho tenemos las de perder siempre en un mundo con consciencia o sin ella. Se ve que la especie sólo puede mejorar a través de la hembra. Y qué razón tienen. Bonito y leno de símbolos.

Antonia Martos dijo...

Ostres Mercè, desconeixia aquesta exposició dels grills agonitzants. He mirat a Internet i això si que és inquietant. D'alguna forma estic d'acord amb l'autor de l'exposició quan diu que "lo que busco es que el espectador entienda que igual que los grillos están pegados, él está pegado a unas reglas sociales, al mundo, sin ser consciente de todo lo que se está terminando cada instante".
Molt encertats els versos de Lorca. Una abraçada,
Antonia

Antonia Martos dijo...

Hola Rufino, Sí, sí... que razón tienes. La especie puede mejorar aunque creo que puede ser a traves del hombre y de la mujer.
Gracias por tu comentario y un abrazo,
Antonia