domingo, 5 de septiembre de 2010

Sueño...

Por Rufino Pérez
Desde aquel lunes de Aguas, no se había vuelto a ir de picos pardos. Y lo cierto es que lo necesitaba...Aquellos ojos, la suave sonrisa, el atardecer entre brumas de fiesta que más bien parecía un conjuro para echar fuera los males, las fiebres, las pestes y todo lo que no fuera alborozo y vino, mucho vino...

No recuerda bien cómo de entre la marea de lances y requiebros había surgido aquella belleza que se ocultaba bajo una capa de desaliño y hambre, cómo se había acercado a él predestinada, impelida por las ganas de huir de los últimos brazos abrazadores y rudos, cómo se habían volcado el uno en el otro y cómo tuvo que defender su trofeo escondiéndolo de la avidez de la marea buscona.

Y tampoco recuerda cómo la perdió. Pero sí, claro, ahora saldría a buscarla, sólo a ella, sólo a ella.... Y se volvió a dormir.

(Martes después de Pascua. Salamanca, 1550)

2 comentarios:

Ester Astudillo dijo...

Y sueña que la encuentra? O eso no sale en tu sueño?

Welcome back;)

R.P.M. dijo...

Bueno, lo del encuentro ya no pertenece a este mundo, pero yo creo que a pesar de la "dormida", un buen día, casi sin buscarla, la encontrará. Yo también me alegro de reencontrarme en este espacio. Bss