lunes, 13 de diciembre de 2010

Saber gramática

Me preguntas quién soy
pero dices qué es de mí,
por qué me encuentro mal y bebo
en vez de ir al siquiatra y al gimnasio.

Jordi Virallonga en 'Gratitud', de Hace triste



Por Ester Astudillo


Dices no comprender por qué
si no me meto ni tomo
por qué ando como un yonqui, acogorzada de pena,
¡te van bien las cosas, tía!

Colecciono prospectos y hojas de salario,
vuelos cuatrimotor,
condiciones atmosféricas favorables.
Ya ves que conjugo bien la primera persona.

Y la tercera:
tocó fondo la carrera de armamento,
con toda probabilidad liberarán
a algún rehén cada día
en el futuro
y no es el índice de mortalidad del cáncer
ni la extinción masiva de centauros
lo que me pesa.

Es la aplastante insuficiencia de los tiempos verbales.
Una irregularidad del coraje
que encontró en mí un objeto fácil.

Entiende ahora por qué,
aunque sepa nadar
y lo haga con gracia,
no confío en esa conquista,
en la del carné del gimnasio.
Ni en la de saber lenguas.
Ni en ninguna otra.

5 comentarios:

Poe + dijo...

A mí sí me pesa la extinción masiva de centauros. Si no me pesara no sabría vivir. Incluso así, es altamente verosímil que realmente no lo pueda saber. Tiempos verbales estos...

Ester Astudillo dijo...

Qué es lo que no puedes saber? Si sabrías o no vivir? Si los centauros se extán extinguiendo o no en masa? Si sabes saberlo? Esta puta gramática, es tan sumamente ineficiente...

Mercè Mestre dijo...

Però el problema no era sempre amb la segona persona? (el jo s'arregla de portes endins, l'ell ja s'ho farà, però i el típic dubte entre el tu, el vós i el vostè???)

Està claríssim que els verbs, les seves persones i els seus temps són insuficients i ambigus, però sobretot inestables i canviants:

"Nadar": avanzar en el agua sin tocar fondo.

"Na dar": no dar ná.

O sigui, que fas una punyetera pausa per respirar entre síl·laba i síl·laba mentre nedes i et converteixes en un garrepa.

És queeeeeeeee....

Vítvic 2(una altra víctima de la insuficiència dels temps verbals i la irregularitat del coratge)

;o)

Carso dijo...

yo (empezamos bien, en primera persona!) pondría a centauros, esfinges y banqueros dentro de un gimnasio con coach personal que les diera clases de spining y esperanto.
les conectaría un detector de mentiras conectado a su vez a la corriente de modo que a cada mentira o uso incorrecto, prosaico y vulgar de la gramática, recibiesen o recibieran una sacudida.
cerraría la puerta, tiraría la llave al fondo de la caja de Pandora y daría consignas claras para que no soltaran ni un rehén hasta el día del juicio final.

Ester Astudillo dijo...

El jo s'arregla portes endins??? Òstia, doncs necessito un manyà urgentment. Sobre l'ell estem d'acord. Quant a la segona... hi ha més problemes que els que esmentes: en algunes llengües el tu també té gènere... On anirem a parar, en aquesta època de tanta ultracorrecció!!!

Centauros, esfinges y banqueros... tos juntos??? Bueno, podría ser una buena profilaxis social, y que se jodan. Pero aun así, eso sólo soluciona la tercera persona, mmmmm

No us he dut una perla del madronyo: es veu que allí aquest arbre no dóna aquest fruit, que estrany, oi?

Sorry;)