domingo, 13 de abril de 2008

TÉRANA

Por Rufino Pérez


Hubo un tiempo en que la luz venía desde dentro. Me refiero a la única luz posible en tiempos de tinieblas. La luz de Uhr. Y era una luz inacabable, incontestable.


Antes de que surgiera la necesidad, los pobladores de Áraton sentían que el otro, “el que está junto a mí y no soy yo” era alguien que confirmaba su propia existencia. Todos juntos eran “los que conocían”. La mano tendida hacia el otro significaba “busco tu mano” y era un signo sagrado al que se correspondía tomando con fuerza la mano ofrecida. De ese modo se combatía la tiniebla.


“Tener” significaba “el que ahora pone su mano” porque todas las cosas, animales, ríos, árboles.. eran “lo que es y no me pertenece por entero”.


Uhr, no era un dios, era la “fuente que vence la tiniebla” y ocupaba el centro mismo del estómago en las circunvoluciones del ombligo de “los que conocían”. Áraton no era la patria, era “el lugar que acoge”. Y por eso no tenía fronteras.


Pero, las fuentes Uhr se contaminaron o se secaron, porque las crónicas no son certeras en este punto. Y apareció la Necesidad. De los habitantes de Áraton, pocos, muy pocos soportaron la sed. La luz ya no surgió de dentro, o era a penas un rescoldo de resplandor agonizante. Y sin luz, sobrevino la ceguera, el estado del que algunos cronistas dejaron constancia y que ha llegado a nuestros días. Ciegos en la tiniebla, se mataban unos a otros. Tener significó “ocupar” y lo que era ocupado ya no existía para el otro. Áraton dejó de ser Áraton.


Y con el último soplo de luz, asida a la mano de su madre, con la sonrisa todavía incandescente, Térana, marchó sin volver la vista atrás.


Dicen las crónicas que creó una nueva estirpe lejos de Áraton. Y que esa estirpe dominará en los confines Térrae.

Pero de momento, los humanos siguen vomitando.

3 comentarios:

carlesrull dijo...

Jo, Rufino, como sigas así, puede ir temblando Laura Gallego, J.K. Rowling, y el mismísimo Tolkien. A ver si nos regalas más mitología teraniana.

R.P.M. dijo...

Gracias por esos comentarios a los que sólo supera nuestra amistad. Conocedor de ese maridaje que has tenido con la tal Hipoteca y una vez pasado el trance de salud,espero poder disfrutar de tus escritos muchos, muchos días. Un abrazo. Resiste y triunfarás.

Carla dijo...

Fantàstic!!
Amb paraules que sonen a mitologia llunyana, em tens l'atenció robada: és el meu punt feble! Escrit senzill i clar, com a mi m'agraden les coses (sense parafarnàlia dogmàtica...) fantàstic... Deixa aquell regust de veritat perduda.
Gràcies!